Demostración de antiguas faenas en El Paso


El ayuntamiento de El Paso a través de las Concejalías de Cultura y de Ganadería que dirigen Andrés Carmona y Mary Carmen Acosta respectivamente, junto a un grupo de amantes y conocedores de nuestras tradiciones, han organizado una demostración de antigua labranza. En este primer trabajo se realizó el barbecho, tradicional faena que consistía en preparar la tierra para luego en enero ser sembrada. A esta actividad acudieron más de trescientos niños de diferentes centros educativos del municipio que pudieron disfrutar y conocer de primera mano, como faenaban sus abuelos.

Estos trabajos se desarrollaron en una finca ubicada en el cruce de la Calle José Mª Brito con la Calle constitución y son el primer paso para que posteriormente los escolares ya dentro del mes de enero puedan volver a conocer todo el proceso de la siembra, finalizando el ciclo natural allá por el mes de mayo o junio de 2017 con la ciega. Mostrándoles también lo que fue la trilla y la elaboración del gofio en aquellos años.

El alcalde de El Paso Sergio Rodríguez, quien tuvo incluso la oportunidad de poder arar ayudado por los bueyes, destacó “el trabajo e implicación de los concejales responsables de la iniciativa ya que lo más importante que un pueblo puede trasmitir a las futuras generaciones es el legado de nuestras tradiciones, que nos caracterizan y diferencian del resto, enriqueciendo nuestra cultura”.

Mientras el edil de cultura y primer teniente de alcalde del consistorio pasense Andrés Carmona calificó de “rotundo éxito la participación de los escolares y valoró positivamente el poder poner en valor las antiguas tradiciones, así como la responsabilidad de trasmitir y dar a conocer estos aspectos de nuestra cultura. Al mismo tiempo que agradeció a los encargados de explicar a los niños todo lo relacionado con la agricultura de antaño, que en esta ocasión fueron Fernando Montes, Miguel Fernández y Alberto Álvarez”.

Por otro lado la concejal de ganadería Mari Carmen Acosta afirmó que “otro de los placeres que tiene este tipo de actividades, es la de ver a muchos niños que por distintos motivos no tienen la oportunidad de tener cerca este ganado de gran pesaje, puedan tocarlos, mirarlos cara a cara incluso, sentirlos”.