El Museo Naval del Barco de la Virgen incrementa su colección con dos nuevas maquetas de navíos del siglo XVI


Las nuevas piezas han sido construidas y donadas por el Volker Reinle-Carayon.

El Museo Naval del Barco de la Virgen de Santa Cruz de La Palma ha visto hoy incrementados los fondos de su colección gracias a la donación realizada por Volker Reinle-Carayon de dos maquetas de sendos navíos del siglo XVI, en un acto que ha tenido lugar esta mañana en la sede del propio museo.

Las maquetas han sido realizadas de manera totalmente artesanal por el propio donante, quien las ha cedido de forma desinteresada para su exposición permanente en el Barco de la Virgen. El acto ha contado con la presencia del alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos, la concejal de Cultura, Virginia Espinosa, Luis Gortázar, director de la empresa Gaia, adjudicataria de la gestión de los Museos Municipales, Carmen Concepción, directora del Museo Naval, y el propio Volker Reinle-Carayon, quien ha manifestado su intención de donar otras creaciones navales al Museo.

Tanto Sergio Matos como Virginia Espinosa han agradecido “esta generosa aportación, que viene a enriquecer de forma significativa los fondos de la colección del Museo Naval, el espacio museístico con mayor número de visitantes de nuestra Isla”.

Por su parte, Luis Gortázar ha señalado que el Barco de la Virgen alberga “el que probablemente sea el museo de tema marítimo más importante e interesante que hay en Canarias y esta donación es una muestra de que una gestión activa como la que se está llevando a cabo en el Museo Naval fortalecen la oferta turística y cultural de la Isla”.

Las piezas cedidas se corresponden, con exactas proporciones, con las embarcaciones “Sao Miguel”, de 1519, y “San Giovanni Battista”, construido en 1598. Ambas maquetas están hechas a una escala 1:50.

El velero “Sao Miguel” fue construido en 1519, de tres palos y uso para carga, posiblemente en navegaciones a La Palma, o en general a Canarias, para el transporte de agua fresca y alimentos. Su configuración en pequeñas cabinas en popa acredita también su uso como trasporte de pasajeros de clase alta. Tenía una eslora de 35 metros y una arboladura de 30, con 12 cañones.

Por su parte, el “San Giovanni Battista” que fue construido en 1598. Este Galeón es uno de los mejores ejemplos de embarcaciones creadas por el Duque de Toscana, Médici. Fue de las primeras embarcaciones de este tipo en Italia y alentó su construcción el espíritu aventurero y cosmopolita de la ciudad de Pisa. Tenía una eslora de 48 metros, desplazamiento de 500 toneladas y 24 cañones en dos hileras de portas o cubiertas.