La Ermita de La Encarnación, primer tempo que habitó la Virgen de Las Nieves


En 1457 Guillen de Peraza desembarca en Santa Cruz de La Palma con el único fin de captar esclavos para sufragar los gastos que le suponía la conquista de las islas no realengas.

Poco le sirvió, pues falleció de una pedrada a causa de los aborígenes.

Esto no quitó que acabaran con la mayor parte de los Franciscanos defensores de los Benoharitas ya cristianizados.

Estos, con miedo a la venganza por la muerte de Peraza, huyen de la isla no volviendo hasta 1492 junto con Alonso Fernandez de Lugo estableciéndose de nuevo en Las Explanadas.


Al llegar de nuevo a La Palma, observaron como en lo alto de La Loma de La Encarnación existía una pequeña edificación de piedras y techos de paja y en su interior la santa imagen de la Virgen de Las Nieves trasladada allí por el rey Bentacayse tras la revuelta 35 años antes.

Fue aquí, en La Encarnación, donde en 1496 se estableció el primer núcleo poblacional de la isla y donde se edificó el primer templo religioso a la Patrona de la isla llamada ya San Miguel de La Palma.


Autor: Fernando Rodríguez Sánchez www.palmerosenelmundo.com