La Palma contará con una inversión de 33,1 millones de euros con cargo a las dos primeras anualidades del FDCAN


El convenio entre Gobierno y Cabildo insular permitirá una inversión de 18,3 millones de € en 2016 y 14,8 millones de € en 2017 para empleo, I+D+i e infraestructuras.

La Palma dispondrá de una inversión de 33,1 millones de euros con cargo al convenio suscrito el pasado 30 de diciembre entre el Gobierno de Canarias y el Cabildo insular en el marco del Fondo de Desarrollo de Canarias, FDCAN. Esta cantidad corresponde a las dos primeras anualidades (2016 y 2017) del convenio marco que asignará el Ejecutivo autonómico, a lo que habría que sumar la aportación del Cabildo que en el caso de La Palma supone el 20 %, atendiendo al Decreto que regula que el porcentaje de financiación de las corporaciones insulares y que comparten los Cabildos de Lanzarote, Fuerteventura y de La Palma, mientras que en el caso de El Hierro y La Gomera asciende al 10 % y en Gran Canaria y Tenerife del 50 %.

La firma de este convenio constituye el primer paso para la ejecución del FDCAN en la Isla. De esta forma, permitirá materializar la inversión en estos dos primeros años del Fondo de Desarrollo, concretamente de 18,3 millones de euros con cargo a la anualidad de 2016; y 14,8 millones de euros en 2017.

Estas cantidades estarán dirigidas a financiar las líneas estratégicas contempladas en el Decreto de creación y regulación del Fondo de Desarrollo aprobado el pasado 4 de julio y que abarcan tres ámbitos: las relacionadas con el Conocimiento y la I+D+I; la Inversión en Infraestructuras; y las Políticas Activas de Empleo, a los cuales se destinarán un 5%, un 75% y un 20% de los recursos del fondo, respectivamente.

El programa presentado por el Cabildo grancanario contempla actuaciones en coordinación con la totalidad de los municipios de la Isla en los 10 años de vigencia del Fondo de Desarrollo por un importe total de 2017,7 millones de euros. Cabe destacar que las administraciones, entidades autónomas y universidades públicas presentaron sus programas y proyectos por una duración comprendida entre uno y diez años.

El Fondo de Desarrollo se dota de una financiación máxima de 1.600 millones de euros, que serán consignados en los respectivos Presupuestos de la Comunidad Autónoma y distribuidos atendiendo a los porcentajes de participación de cada una de las islas en los recursos del Régimen Económico y Fiscal, REF.

En el caso concreto de Gran Canaria las acciones contenidas en su programa y recogidas en el convenio suscrito hace unos días contemplan medidas dirigidas a desarrollar un plan de inversiones estratégicas para el desarrollo económico de la Isla, así como, un paquete de acciones específicas cuyo principal objetivo será impulsar la creación de empleo. En concreto, los ejes en los que se sustenta el Fondo de Desarrollo, que se nutre de la suspensión del extinto Impuesto General de Tráfico de Empresas, IGTE, hacen referencia al:

– Apoyo a actividades de I+D+I lideradas por empresas
– Transferencia de conocimiento entre empresas y centros de investigación
– Redes tecnológicas que garanticen la conectividad digital
– Desarrollo de economía digital y comercio electrónico
– Promoción de los servicios públicos digitales.
– Infraestructuras de transporte
– Infraestructuras científicas y tecnológicas
– Creación, mejora y rehabilitación de espacios públicos con potencialidades turísticas y, en general todas aquellas que aportan valor al destino y tengan capacidad para generar más gasto turístico.
– Infraestructuras hidráulicas
– Creación de viveros de empresas
– Construcción de viviendas y rehabilitación del parque público de viviendas
– Zonas comerciales abiertas
– Energías renovables
– Creación, mejora y/o modernización de infraestructuras y equipamientos en el sector primario
– En general, todas aquellas infraestructuras que mejoren la competitividad de la economía canaria
– Incentivos a la contratación para colectivos de difícil inserción
– Programas de mejora del capital humano: idiomas y formación dual
– Fomento de la formación para adultos con escaso nivel de estudios
– Planes de empleo para hogares con todos los miembros sin recursos
– Programas de empleo sobre colectivos de personas con titulación que ayuden a mejorar el modelo productivo