El Ayuntamiento de San Andrés y Sauces ajusta los valores catastrales del municipio y propicia una nueva rebaja del Impuesto sobre Bienes Inmuebles


El Ayuntamiento de San Andrés y Sauces ha adoptado como primera medida fiscal, tras liquidar la deuda con las entidades bancarias, un ajuste de los valores catastrales del municipio, lo que propicia una rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles y que permitirá a los vecinos un ahorro en sus economías familiares.

El alcalde de San Andrés y Sauces, el socialista Francisco Paz, destacó que “entendemos que dentro de una nueva línea de estabilidad financiera, y siempre desde la moderación económica, tenemos que repercutir la nueva situación en medidas que favorezcan a los ciudadanos. Desde ese convencimiento, y pese a que la decisión supone una reducción de los ingresos anuales en concepto de Impuesto de Bienes Inmuebles del 8%, aplicamos esta rebaja del IBI”.

La decisión del Ayuntamiento de San Andrés y Sauces, dentro de una política económica y social, supone en términos porcentuales un rebaja del 0,92% del IBI, lo que se traduce en la equiparación del impuesto a los niveles del año 2015.

Esta línea de actuación en materia financiera viene a consolidar la línea emprendida por el Ayuntamiento en la anualidad de 2014, cuando el consistorio acordó la rebaja en un 25% del tipo de gravamen de la ordenanza Fiscal Reguladora del Impuesto de Bienes Inmuebles, medida que fue aprobada en pleno con el fin de “aliviar las economías de la familias del municipio”.

Este ajuste de los valores catastrales en San Andrés y Sauces del que se deriva la rebaja del IBI, cuenta con el visto bueno, tras previa solicitud del Ayuntamiento, del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Francisco Paz recuerda que “la finalidad de esta medida no es otra que compensar los altos valores catastrales que son competencia del Estado. Con la bajada del tipo impositivo que afrontamos en 2014 y que permitió una rebaja de este impuesto, ahora podemos mitigar la carga fiscal sobre los vecinos por este concepto, logrando que en el pago de su recibo anual por el IBI no soporte subidas, sino que sigan en los mismos niveles de pago que ya logramos en 2015”.