El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma impulsa la Ruta del Gofio Escaldado, que crece en días y número de establecimientos


Más de una veintena de establecimientos y cinco molinas se suman a esta iniciativa que se celebrará el viernes y sábado.

El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma organiza los próximos 10 y 11 de febrero la séptima edición de la “Ruta del Gofio Escaldado”, una iniciativa surgida desde el Mercado Municipal de Abastos, conocido popularmente como La Recova, con el objetivo de promocionar el consumo uno de los productos más representativos de la gastronomía canaria.

La cita, que surgió de manera sencilla, como un simple acto de degustación, se ha convertido en poco tiempo y de forma espontánea en una interesante actividad gastronómica del municipio, sumando cada vez más establecimientos y bares del centro de la ciudad, hasta el punto de que en esta edición la Ruta se celebrará durante dos días y contará con la participación de 22 establecimientos de la Avenida de El Puente, calle Álvarez de Abreu y Avenida Marítima, además de la colaboración de cinco molinas de toda la Isla.

El concejal de Mercado de Santa Cruz de La Palma, Juan José Neris, señala que “estamos hablando de una propuesta que crece en cada convocatoria y desde el Ayuntamiento tenemos muy claro que hay que apoyar este tipo de iniciativas que surgen por iniciativa popular y a la larga terminan por convertirse en actos que conforman nuestra cultura y tradiciones” y anima a vecinos y visitantes a “realizar su particular ruta particular por los bares y restaurantes del centro capitalino, donde podrán disfrutar del típico escaldón de gofio a partir de diferentes recetas”.

Si bien la propuesta nació hace unos pocos años, la proverbial socarronería palmera ha dado lugar a que en esta edición se hable de la “221 Ruta del Gofio Escaldado”, sin que eso signifique en absoluto que tenga más de dos siglos de andadura.

Juan José Neris recuerda que la Recova organiza de manera periódica a lo largo del año campañas para promocionar los productos locales como el ñame, la calabaza, castañas, la repostería tradicional como las sopas de miel o la carne de cabra, en el entendimiento de que es “la mejor manera de apoyar la gastronomía insular y de que el Mercado siga siendo un referente comercial”, concluye el concejal.