El Cabildo de La Palma inaugura la exposición ‘Mujeres para una Isla de Estrellas’


La muestra, que homenajea a las mujeres vinculadas profesionalmente al Observatorio del Roque de Los Muchachos, se exhibe en el Centro de Interpretación de la Bajada de la Virgen de Santa Cruz de La Palma, donde permanecerá abierta hasta el 7 de abril

El Cabildo Insular de La Palma ha inaugurado esta tarde la exposición Mujeres para una isla de estrellas, con el que la institución insular realiza un reconocimiento a todas las mujeres que han desarrollado su actividad profesional vinculadas al Observatorio del Roque de Los Muchachos. La muestra se exhibe en el Centro de Interpretación de la Bajada de la Virgen de Santa Cruz de La Palma (calle Virgen de La Luz), donde permanecerá abierta al público hasta el 7 de abril.

La consejera de Asuntos Sociales, Jovita Monterrey, presidió el acto de inauguración en el que estuvo presente el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos, y el administrador del Observatorio del Roque de Los Muchachos, Juan Carlos Pérez Arencibia.

“Con esta muestra con motivo del Día Internacional de la Mujer, desde el Cabildo destacamos tanto a todas las mujeres que han hecho ciencia en La Palma como a aquellas que mediante su valía han facilitado la estancia a más de 2.000 metros de altitud a un sinfín de profesionales, algunos venidos de otras latitudes, y que han visto en La Palma el lugar donde desarrollar su actividad profesional y su vida”, ha señalado Jovita Monterrey en su intervención.

La consejera de Asuntos Sociales del Cabildo, Jovita Monterrey, explica que en esta muestra se pueden contemplar algunas de las caras visibles de mujeres que trabajan en el Roque de Los Muchachos, “si bien son muchas más las mujeres que nos han servido como ejemplo existencial y de labor encomiable a la hora de desarrollar esta exposición, y a todas ellas queremos rendirles un homenaje”.

Mujeres para una Isla de Estrellas recoge la historia, en breves reseñas, de 10 mujeres, que unidas por el hilo conductor del Roque de Los Muchachos y la ciencia, ofrecen una visión amplia del trabajo que han desarrollado y desarrollan las mujeres en La Palma para que la Isla sea un referente en el mundo de la astronomía. Entre las mujeres “presentes” en esta exposición se encuentran algunas que estuvieron en las primeras expediciones para localizar un lugar privilegiado en el mundo donde instalar un observatorio astrofísico de ámbito europeo; mujeres que han liderado proyectos científicos o de ingeniería; y otras que también han hecho de ese entorno e instalaciones un lugar afable.


Ana Castañeda Pérez
Empleada pública del Área de Turismo del Cabildo de La Palma

“En un momento determinado a lo largo del 2011 se decidió que el área de turismo del Cabildo creara una figura nueva destinada a la creación de producto turístico, se empezó entonces a trabajar en un área necesaria, ya que antes solo se hacía promoción de la isla pero sin nada nuevo que ofertar y comenzamos con un proyecto denominado “volcanes bajo estrellas”. Todos los estudios de marketing y de planificación que disponíamos decían que La Palma tenía un campo importante de crecimiento en cuanto a imagen turística en relación al cielo, la calidad del cielo y en investigación astrofísica pero también en la parte turística con el uso del cielo como recurso turístico”.

Ana García Suárez
Empresaria. Astrolapalma.

“Hace cinco años, después de trabajar en investigación y estar viajando mucho, decidí cambiar de vida y plantearme el vivir en La Palma de manera definitiva. De un cóctel de la formación recibida, las aspiraciones profesionales y familiares, la isla en la que vivimos y de la experiencia acumulada surgió la idea de establecernos en La Palma y crear esta empresa. Antes trabajé en un Observatorio y en una Universidad en Reino Unido y la conciliación de la vida familiar me llevó a tomar la alternativa de seguir viendo el cielo directamente pero desde mi isla. Ahora parece obvio el dedicarme a este campo profesional en la isla, pero al principio no todo fue sencillo”.

Cecilia Hosinsky
Bibliotecaria en el Telescopio Isaac Newton hasta 2002

En 1966 salió de Estocolmo para acompañar a su marido en diferentes observatorios del Sur de Europa como Capri, Nápoles, Sicilia, El Vaticano, Alegranza y finalmente La Palma. Primero en Fuencaliente y finalmente en el Roque de Los Muchachos. El grupo de astrónomos donde estaban ella y su marido se dedicó durante años a buscar sitios adecuados y a certificar que la oscuridad del cielo y la contaminación atmosférica fueran las menores para tener la mejor observación astronómica. En 1972 fue la primera vez que visitó La Palma acompañando en las pruebas y mediciones científicas para establecer el Observatorio del Roque de Los Muchachos.

Sheila Crosby
Ingeniera informática y guía Starlight

Llegó en 1990 a La Palma con un contrato de 6 meses para trabajar como Ingeniera Informática en los telescopios británicos. A partir de entonces trabajó como ingeniera durante 12 años en diferentes telescopios localizados en el Roque de Los Muchachos. Luego, tras un bajón en los presupuestos para los telescopios, se quedó fuera como la mitad de la gente que trabaja en ese entonces. En la actualidad y desde 2008 trabaja como guía y como escritora, pero siempre vinculada a la astrofísica o al Observatorio del Roque de Los Muchachos. Trabaja mayormente en el Roque enseñando los telescopios a turistas y a estudiantes.

Dácil Hernández Rodríguez
Cocinera y vigilante en la Residencia del ORM

En 1992 trabajaba en el Restaurante de Briesta como camarera y repostera, pero en ese momento necesitaba más ingresos económicos y escuchó que se necesitaba personal en el Roque para sustituir en las vacaciones en la cocina. Se presentó a la oferta y la llamaron para ayudar en la elaboración de la comida de la Residencia del astrofísico durante esos meses. justo cuando se le iba a acabar ese contrato de cocinera salió una oferta de vigilantes de noche y por el miedo a quedarse sin trabajo y por querer quedarse a trabajar en el Roque escogió el trabajo de vigilante. Al final le renovaron el contrato de cocinera en el último momento y durante dos años estuvo trabajando de cocinera de la residencia por las mañanas y tardes, y por las noches de vigilante de las instalaciones. Empezaba en la Residencia a las 9 de la mañana hasta las 19 de la tarde, a las 19:30 empezaba de vigilante hasta las 07 de la mañana siguiente, durmiendo una noche si y otra no durante dos años, hasta que decidió quedarse solo con el trabajo de cocinera que fue donde estuvo hasta 2003.

Mary Barreto Cabrera
Ingeniera industrial, gestora de proyectos del IAC

“El Observatorio fue una elección, al inicio de mi actividad profesional, que marcó gratamente el resto de mi vida, no solo en lo profesional, sino en lo personal. En 1986 los ingenieros en la isla escaseaban, y tuve la suerte de conocer a un trabajador de la Torre sueca (Rodolfo Kever) que visitó el taller de cerámica de mis padres. A las pocas semanas le solicitaron un ingeniero para la campaña de selección de emplazamiento del mayor telescopio solar del mundo que se estudiaba si instalarlo en Hawái o en el Roque de Los Muchachos y se acordó de mí y me propuso de candidata al puesto. Pasé la entrevista y ahí empecé mi carrera”.

Nieves Castro Rodríguez
Astrofísica

“Viviendo en Garafía en la época de construcción e inauguración de los telescopios hizo que con pocos años de edad me llegara información sobre los telescopios y las cosas que se podían hacer con ellos. Digamos que el Universo me enamoró desde pequeña. Posteriormente estudié astrofísica entre Tenerife y Basilea y venía de vez en cuando a observar durante mi tesis doctoral. El acercamiento mayor pienso que fue al trabajar en Tenerife en EMIR, el instrumento infrarrojo que se colocó en año pasado en GTC. Al final vinimos los dos a trabajar al Roque de los Muchachos, EMIR y yo”.

Cecilia Álvarez Leal
Astrofísica y profesora de Secundaria

“El primer contacto con el Observatorio del Roque de los Muchachos lo tuve cuando estaba estudiando en la Universidad de la Laguna, en el año 1999. En el último curso teníamos que hacer prácticas en un observatorio y las realizamos en el Observatorio del Teide y del Roque de los Muchachos. Después de ese momento he vuelto a realizar observaciones y he mantenido el contacto con astrónomos que trabajan en diferentes telescopios, compañeros/as de carrera muchos de ellos/as. También sigo vinculada al Observatorio participando en los proyectos de divulgación que éste ofrece para el alumnado. Desde el principio tuve claro que me gustaba la docencia dirigida al alumnado de enseñanza secundaria y bachillerato”.

Laura María Calero Hernández
Gestora de proyectos, licenciada en física en la especialidad de Astrofísica

“Desde muy pequeña sentí admiración por el Cielo de la isla de La Palma. A medida que fui creciendo me di cuenta que ese patrimonio no era tan común como pensaba: ¡esa ventana tan espectacular al Universo se veía en pocos lugares del planeta! De este modo me fui enamorando del cielo y de la ciencia. Mis inicios en el mundo de la astronomía amateur tuvieron lugar en el IES Alonso Pérez Díaz, construyendo un telescopio con mis compañeros. Al poco tiempo, me uní a la Agrupación Astronómica Palmera, pasando noches maravillosas en los fantásticos miradores de la isla. Había un entusiasmo colectivo por la cultura científica y por la astronomía que se desarrollaba en el Observatorio del Roque de Los Muchachos (ORM). Era normal, por aquel entonces, que los aficionados participáramos en la organización de las Puertas Abiertas del ORM. Por tanto, el Observatorio se integró en mi vida de manera absolutamente natural. Esa primera actividad lúdica hizo que algunos de nosotros estudiáramos física y hoy en día realicemos nuestra actividad profesional vinculada al mundo de la astrofísica. La cantera palmera en el IAC y los observatorios va creciendo cada año”.

Mariza Pérez López
Personal de limpieza

Durante 9 años y medio estuvo trabajando en el Roque de Los Muchachos, comenzando a trabajar con 48 años, estando arriba contratada durante ese tiempo por tres empresas distintas que se fueron adjudicando el servicio de limpieza de la Residencia. Su principal función era en la limpieza de las instalaciones pero también colaboraba si hacía falta ayudaba en otras áreas como en la cocina cuando tenían mucho agobio de trabajo las compañeras. Las tareas de limpieza las realizó tanto en la Residencia como en el Grantecan.