Finalizan las labores de restauración del mural urbano de Albert Oehlen en Los Llanos


El edificio aridanense que albergaba la obra luce de nuevo esta joya artística completamente restaurada por su autor.

El proyecto cultural la Ciudad en el Museo de Los Llanos de Aridane (CEMFAC) recupera el mural el Albert Oehlen. La obra, retirada por la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane hace apenas 3 meses, conquistará nuevamente las retinas de residentes y visitantes desde la fachada lateral del edificio que la alberga, en la céntrica Calle Real.

La concejal responsable del área, Charo González Palmero, valoró la importancia de que el Mural número 1 no sólo vuelva a su estado y ubicación original y destacó que las labores de restauración ha sido dirigidas por el propio artista, uno de los más relevantes del panorama actual internacional que, una vez más, ha mostrado su generosidad con nuestro municipio y nuestra isla, en la que tiene su segunda residencia”.

Al respecto aclaró que la obra fue donada en 2006 por el autor quien, “además, ha asumido de forma completamente desinteresada los costes generados en el proceso de restauración”. Una contribución que para la edil “no sólo es justo agradecerle públicamente su generosidad incondicional, sino que además, hemos de reconocer que aporta valor añadido y revaloriza esta obra de arte que tenemos el privilegio de exhibir en la calle y que no sólo tiene un interés cultural y artístico sino que supone un importante reclamo turístico y sirve como referencia a la comunidad alemana que reside y visita nuestra isla y nuestro municipio cada año”.

Albert Oehlen es uno de los artistas alemanes más influyentes y de mayor proyección del momento, y esta obra en concreto muestra una visión caótica del mundo, un enfoque al revés; mezcla de un nuevo concepto de abstracción vinculado al mundo de la automatización, computación, y de un particular movimiento surrealista.

Charo González señaló que en estos momentos el Museo en la Calle, que se creó a finales de la década de los 90 (1999-2000), cuenta con un total de 25 obras ubicadas en las paredes medianeras del centro histórico y urbano que constituyen los muros de esta singular pinacoteca. En los mismos, lucen obras de artistas tan relevantes como los de Gonzalo González, Javier Mariscal, García Álvarez, Hugo Pitti, Jorge Fin, Javier de Juan, Pedro González, Ceesepe y Luis Mayo..

Además, destacó que actualmente, el Ayuntamiento está inmerso en los procesos de mejora de los cuadros de Fernando Bellver y J Andrés Rábago que se descolgaron en el mes de diciembre junto con el del propio Albert Oehlen, así como con el de Paco Rossique que esta misma semana abandonó temporalmente el lugar que habitualmente ocupa en este novedoso e importante museo vivo al aire libre.

Una exposición urbana de arte contemporáneo que Fernando Castro Flórez, filósofo especialista en estética, crítico de arte y profesor en la Universidad Autónoma de Madrid, ha calificado en diferentes ocasiones como "un ejemplo excelente del intento de dotar de símbolos a los lugares en los que vivimos. Con enorme lucidez, sin seguir las tendencias instalativas a la moda, han planteado una línea de trabajo sumamente interesante; desde la conciencia de que el arte contemporáneo tiene que escapar de un elitismo hermético, se dirigen, sin populismo paternalista, a un público que es, en realidad, el paseante que desea encontrar en su ciudad algo más que vértigo y desasosiego".