Más de 70 menores participan en el proyecto de prevención del acoso en el ámbito escolar impulsado por el Ayuntamiento


Los colegios Tagoja y Anselmo Pérez de Brito toman parte en esta iniciativa basada en la filosofía de las artes marciales.

Un total de 73 menores Santa Cruz de La Palma toman parte actualmente en el proyecto de prevención del acoso en el ámbito escolar impulsado por el ayuntamiento capitalino en colaboración con el Aula de Formación Continua, que dirige el entrenador de sambo-defensa personal y de defensa personal policial Javier Brito.

Los colegios Tagoja y Anselmo Pérez de Brito son los centros que se han sumado a este proyecto, que afronta su segunda fase impartiendo clases a alumnos de cuarto, quinto y sexto curso de primaria en dos sesiones semanales, en coordinación con el profesorado de educación física.

El concejal de Deportes de Santa Cruz de La Palma, Raico Arrocha, explica que el programa, que se prolongará hasta el mes de mayo, “se basa en la aplicación de la filosofía y valores de las artes marciales como el autoconocimiento, la superación, el esfuerzo, la disciplina y el respeto al otro”. Para ello se trabaja con los alumnos en torno a un método moderno de defensa sin armas basado en varios estilos tradicionales de artes marciales, denominado sambo-defensa personal.

“No se trata de enseñar a los jóvenes a pegar, sino a defenderse tanto mental como físicamente de una agresión, por lo que se pone especial énfasis en que los menores entiendan que el acoso puede ser psicológico y físico, y que existe solución para defenderse de ambos”, señala Raico Arrocha, quien destaca que “la coordinación con los centros y los profesores de educación física ha sido esencial para la buena marcha del proyecto, que ha tenido una muy buena aceptación por parte de los menores”.

El proyecto se plantea con un doble objetivo: en el plano personal se pretende trasmitir a los menores los valores y principios que rigen las artes marciales tradicionales, como el respeto, autodominio, control de la agresividad, solidaridad, afán de superación y el altruismo; por otro lado, en el plano físico el objetivo es enseñar a los menores a enfrentarse al abuso y los comportamientos antisociales de otras personas.

El coordinador del proyecto es Javier Brito, director técnico del Aula de Formación Continua de Santa Cruz de La Palma, con sede en Pabellón Roberto Rodríguez Estrello. Javier Brito es abogado, mediador, 4º DAN en sambo-defensa personal y 4º DAN en defensa personal policial, además de 3 Dan de karate y entrenador nacional II, nivel de sambo-defensa personal y defensa personal policial.
Para Javier Brito “es importante transmitir que la práctica de algún arte marcial, en su concepción más noble, hace que su practicante valore su interacción con la realidad exterior que le rodea. Entender la filosofía de las artes marciales es entender que cualquier practicante lucha por superarse a sí mismo, que cualquier practicante debe vivir y actuar como un ser humano ejemplar y que practicar un arte marcial no es sinónimo de violencia ni de secta, sino que, por el contrario, ofrecen a sus practicantes un camino para mejorarse a sí mismos”.