Un nuevo rostro para la ciudad


Pocas poblaciones de Canarias habrán experimentado en las últimas décadas un cambio tan acusado en su fisonomía como el vivido por Santa Cruz de La Palma en su frente litoral, que culmina con la apertura de la nueva playa. Hemos esperado con ansiedad este momento, sufrido demoras que parecían interminables y contemplado esperanzados el nacimiento de una infraestructura que está llamada a transformar no sólo el rostro de la ciudad, sino la propia relación de sus habitantes con el mar. Ya está aquí, por fin, un gran espacio por y para los ciudadanos.

Como primer factor determinante, nuestra ciudad gana una importante barrera de protección contra los embates del océano. La fuerza del mar es impredecible y será el tiempo el encargado de darnos las respuestas. En La Palma sabemos por experiencia que las playas son organismos vivos y es probable que el espacio que hoy abre sus puertas experimente cambios en el futuro. Con todo, nos sentimos ahora mucho más seguros.


En segundo lugar, la ciudad, arrinconada desde hace décadas entre barrancos y el Risco de la Concepción, puede por fin crecer hacia el mar, o mejor dicho, recupera su puerta al mar, la que perdió en su momento con la construcción de la Avenida Marítima. La playa acaba de nacer y poco a poco habrá que dotarla de los servicios oportunos: socorrismo, zonas deportivas, espacios para mascotas, kioscos, centro de actividades náuticas... Y por supuesto, tenemos por delante el reto de redefinir la conexión de la ciudad con el mar a través de la remodelación de la Avenida. Esto no ha hecho más que empezar.

En cualquier caso, la playa será lo que los ciudadanos quieran que sea: un simple lugar de baño, o un gran motor de oportunidades en lo turístico, en lo comercial, en lo deportivo y también en lo festivo, lo artístico y lo cultural. A nosotros nos corresponde darle vida. Hago un llamamiento a hacer nuestro este lugar, como son nuestras las calles y el patrimonio cultural de esta ciudad. Estoy seguro de que tanto vecinos como visitantes asumirán como propio un compromiso de cuidado y respeto con la nueva playa. A ello les invito.


No me queda sino dar las gracias a todas las administraciones que han contribuido a la realización de estas obras, a la empresa encargada de los trabajos, y muy especialmente a nuestra ciudadanía. Es un día para felicitarnos y mirar de un modo distinto al horizonte. Santa Cruz de La Palma estrena nuevo rostro y La Palma entera con ella.

Sergio Matos, alcalde de Santa Cruz de La Palma.

Vídeo: