El Cabildo invita a los grandes grupos a disfrutar de las áreas recreativas respetando y cuidando el entorno natural


El Cabildo Insular de La Palma, a través de la Consejería de Medio Ambiente, Servicios y Residuos, que dirige Juan Manuel González, ha invitado a los grandes grupos en general, y a los de los centros escolares en particular, a disfrutar de las áreas recreativas públicas en la naturaleza haciendo un uso responsable de las mismas, y respetando y cuidando estas instalaciones y su entorno natural.

El consejero ha destacado cómo cada año las fechas coincidentes con la finalización del curso escolar suelen registrar una mayor demanda de uso de estos espacios por grupos de profesorado y alumnado. “Los grupos superiores a 40 personas que quieran hacer uso de estos espacios siempre deben realizar una solicitud por escrito al área de Medio Ambiente a través de los registros del Cabildo Insular de La Palma”, ha recordado el consejero.

Juan Manuel González explica que en esta solicitud para grandes grupos, la administración insular pide información sobre los usos y actividades previstas en estas áreas recreativas. “Con este modelo también informamos sobre las medidas de autoprotección que se deben contemplar tales y como vehículos de evacuación, ropa y calzado adecuado, primeros auxilios, etcétera”, apunta el consejero.

Desde la Consejería Insular de Medio Ambiente se recuerda que todos los ciudadanos tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad al disfrute de los servicios e instalaciones de la red de áreas recreativas públicas del Cabildo, si bien este derecho también lleva aparejado una serie de deberes para los usuarios, dentro del respeto y cuidado al medio natural y la preservación de los espacios naturales.

Las áreas recreativas se inscriben, en su mayor parte, dentro de Parques Naturales que tienen la misma consideración legal que los Parques Nacionales, y que son el hábitat de muchas especies animales y vegetales únicas que deben ser respetadas, tal y como recoge el reglamento específico de uso y gestión de áreas recreativas, de descanso y zonas de acampada del Cabildo Insular de La Palma, que incluye un apartado dedicado a las actividades que pueden ser sancionables por daños a los servicios e instalaciones, así como al medio natural.