El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma aprueba el Plan de Empleo Social del FDCAN, que supondrá la contratación de 50 personas




El plazo de presentación de solicitudes permanecerá abierto del 1 al 8 de junio, ambos inclusive.

El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma ha aprobado la convocatoria del Programa Extraordinario de Empleo Social con cargo al Fondo de Desarrollo de Canarias (FDCAN), que supondrá la contratación de 50 personas por parte de la corporación municipal, durante un periodo de seis meses, para el desarrollo de tareas de utilidad y de reinserción social.

El plazo para la presentación de solicitudes para tomar parte en este Plan de Empleo permanecerá abierto desde el día 1 de junio hasta el jueves 8, ambos inclusive. Las solicitudes deben presentarse en el Registro de Entrada del Ayuntamiento e irán dirigidas a la Agencia de Empleo y Desarrollo Local. La documentación y modelos de instancia pueden descargarse en la página web municipal www.santacruzdelapalma.es

El alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos, señala que “gracias a que el FDCAN ha destinado una partida importante a los planes de empleo social las corporaciones locales podemos ofrecer una ocupación a un importante número de personas que atraviesan situaciones de desempleo, al tiempo que reforzamos áreas municipales que requieren de un mayor número de trabajadores”.

Las personas solicitantes deben ser mayores de edad, estar empadronadas en Santa Cruz de La Palma y estar inscritas como demandantes de empleo en el Servicio Canario de Empleo, durante un período mínimo de 6 meses en los últimos dos años, en alguna de las ocupaciones solicitadas: auxiliar de ayuda a domicilio, licenciado en derecho, arquitecto técnico, ingeniero agrícola, diplomado en turismo, trabajador social, auxiliar administrativo, monitor deportivo, animador sociocultural, jardinero, oficial de carpintería, cerrajería, pintura, electricista y albañilería, y peón de jardinería, limpieza y albañilería.

Las personas preseleccionadas por el Ayuntamiento deberán contar con informe de los servicios sociales donde consten determinados criterios como la pertenencia a unidades familiares en las que ningún miembro esté percibiendo renta o prestación por un importe superior a 350 euros por persona; encontrarse en situación de exclusión social o que no haya otra persona de la misma unidad familiar que participe en este programa. Además se garantiza preferentemente la participación de mujeres y de personas mayores de 45 años desempleados de larga duración, en ambos casos en una proporción superior al 50%, así como de personas con discapacidad.