El Ayuntamiento de Villa de Mazo bajará la tasa de basura el próximo año


La corporación local bonificará parte del impuesto a los vehículos que no contaminen.

El Ayuntamiento de Villa de Mazo bajará la tasa de basura a partir del próximo año continuando con la reducción de la presión fiscal de sus vecinas y vecinos además de bonificar una parte del impuesto a aquellos vehículos del municipio que no contaminen el medio ambiente.

Esta tendencia de bajada de impuestos es posible gracias a la actual situación de las arcas municipales, puesto que en 2012 la corporación local liquidó su deuda con las entidades de crédito.

La bajada de la tasa correspondiente a la recogida de basura sigue la tendencia establecida en la pasada legislatura, cuando, en el año 2013, el Pleno Municipal decidió eliminar diferentes tasas para los trámites más habituales. Entre otros, quedaron exentos de pago de tasas las solicitudes de certificados de residencia, empadronamiento, convivencia, vecindad y otros trámites como la petición del último padrón de habitantes.

El Ayuntamiento también eliminó la aplicación de tasas a la presentación de reclamaciones y recursos de multas, presentación de documentos con el único objeto de que sean remitidos a organismos o autoridades insulares, provinciales, autonómicas o estatales y a la realización de fotocopias de documentos y copias compulsadas. Además, se suprimieron las tasas por la tarjeta acreditativa de licencias de apertura de establecimientos y por las certificaciones relativas a guías de ganado.

En 2015 el Pleno Municipal local decidió eliminar, con el voto a favor de Coalición Canaria y Partido Popular, y el voto en contra del PSOE, otros impuestos municipales como el relativo al incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana, conocido por plusvalía, convirtiéndose en el primer ayuntamiento de la isla en tomar esta medida.

Desde el grupo de gobierno del Ayuntamiento de Villa de Mazo se destaca que la salud financiera de las arcas municipales ha permitido tomar esta medida con la finalidad de reducir la carga impositiva de las vecinas y vecinos del municipio.

Esta medida no supondrá un perjuicio para la Hacienda municipal, ya que todos los servicios locales están cubiertos de cara al próximo presupuesto, donde se mantendrá una importante capacidad de inversión.