Para NC el complejo deportivo de “El Jable” es un nuevo monumento a la desidia


Para David Morera, Secretario de Nueva Canarias en Los Llanos de Aridane, es lamentable que después de más de 8 años desde la paralización de las obras, con un claro incumplimiento por parte de la empresa concesionaria, el Ayuntamiento siga sin rescindir el contrato para poder finalizar y poner en funcionamiento esas instalaciones del complejo acuático-deportivo de “El Jable”, que la incapacidad de nuestros gobernantes han convertido en un “monumento a la desidia”.

David Morera manifiesta que “no se entiende que no haya dimitido nadie” ante la irresponsabilidad de caer ante la indolencia y la indiferencia demostrada para recuperar esta obra, dado que “no se puede permitir tener durante años un edificio público a medio construir” porque se deteriora cien veces más rápido que si estuviera en funcionamiento y porque el “sobrecoste” que eso implica “lo tenemos que pagar luego la ciudadanía”.

Para el secretario de NC en Los Llanos, cualquiera que pasee por la zona puede comprobar como la “situación se va agravando aún más” por el estado de “abandono e insalubridad” en la que se encuentran estas instalaciones que han llegado a servir incluso como lugar de pernoctación de algún “ocupa” y que deben estar llamadas a convertirse en un “importante equipamiento deportivo y de ocio”, que contaría con una piscina de 25 metros, una zona de aguas termales, salas de fitness y aerobic, saunas, baños turcos, piscina exterior con solarium y varias pistas de padel”.

Porque la triste realidad es, se lamenta David Morera, que “nos encontramos hoy, 8 años después de su paralización, con un edificio en estructura, en el que quedan por realizar algunas cubiertas ligeras y que, además de estar a medio hacer y no responder a los usos para los que fueron diseñados, sufre las consecuencias del paso del tiempo, encontrándose en continuo deterioro”, mientras el gobierno municipal sigue en “Belén con los pastores”.

Tal es así, añade David, que son “cada vez más evidentes las manchas de óxido, grietas o corrosión que se puede comprobar en su estructura”, como signos evidentes del “abandono” en el que se encuentra este proyecto inacabado y sobre el que parece que existe la percepción de que el hormigón es un material eterno. Pero no es así, “si una estructura pasa años expuesta a los agentes externos, al aire, al sol o la lluvia, su vida útil obviamente se acorta”.

Por estas razones, desde Nueva Canarias volvemos a insistir y a demandar al gobierno municipal, ante el claro incumplimiento de la empresa concesionaria y el largo tiempo transcurrido, que el Ayuntamiento no puede seguir mirando para otro lado y debe tomar una decisión que pasa necesariamente por “rescindir y dejar sin efecto el contrato con la empresa concesionaria, incautándole la fianza, imponiéndole las penalizaciones previstas en el Pliego de Condiciones Administrativas, todo ello al margen de las reclamaciones de daños y perjuicios que sean procedentes de acuerdo a los previsto en las Condiciones del Contrato”. Esa es una “obligación legal” que el Ayuntamiento no puede seguir soslayando.

Y de esta forma, con la rescisión del contrato, se volvería a “recuperar la posesión de esa propiedad municipal para poder continuar las obras”, bien directamente, con fondos del FDCAN, o a través de un nuevo concurso de concesión de obra pública, “y poder culminar en los próximos años ese equipamiento”, lo que permitiría “generar empleo y poner en servicio de la ciudadanía un importante centro deportivo y de salud”.

Si no fuera así, concluye David Morera, habría que recordarle a la alcaldesa que unos días antes de las pasadas elecciones municipales, en mayo de 2015, ella denunciaba en una entrevista que el tren de Los Llanos se había parado, y nosotros ahora tenemos que advertirle que, por lo que se ve en este caso, dos años y medio después estar de nuevo al frente de la Alcaldía, tristemente el tren “continúa en el mismo andén”, al permanecer el edificio de “El Jable” convertido en un monumento a la desidia.