NC apuesta por incrementar las ayudas a los más desfavorecidos para usar el transporte público




Nueva Canarias rechaza la pretensión del Cabildo Insular de La Palma de permitir el incremento de las tarifas del servicio insular de transportes por carretera y la reducción de la bonificación del 100% que actualmente disfrutaban la mayoría de los pensionistas y personas en situación de desempleo y apuesta por incrementar las ayudas a los más desfavorecidos para usar el transporte público, incluyendo a los jóvenes -implantando un bono de transporte joven- y a las mujeres que desempeñen trabajos en el ámbito doméstico, que de forma mayoritaria precisan del transporte público para sus desplazamientos diarios.

Para el Secretario de organización de Nueva Canarias, Miguel Ángel Pulido, “es inadmisible” que, mientras “unos trabajamos para abaratar el transporte entre las islas”, consiguiendo una bonificación del 75% de los billetes de avión y barco y “negociamos una mejora para el transporte público por carretera” en las islas, logrando incrementar en los Presupuestos Generales del Estado de 2017, la partida para esta modalidad de transporte en 2,5 millones de euros, “otros lo que pretenden es incrementar las tarifas y reducir las ayudas a los colectivos más desfavorecidos”.

Para la presidenta de Nueva Canarias, Maeve Sanjuán, lo que debería hacer el Cabildo Insular de La Palma es demandar del Gobierno de Canarias que, además de los 27,5 millones de euros que le llegan del Estado para el transporte público por carretera, “incorpore fondos propios de la Comunidad Autónoma para incrementar las rutas y las frecuencias de paso” en determinadas franjas horarias, “renovar y modernizar la flota, implantar mejores sistemas de apoyo a la explotación y abaratar las tarifas a los usuarios”, como elementos imprescindible para “mejorar la calidad del servicio y propiciar un mayor uso del transporte público entre la población, favoreciendo la igualdad y protegiendo el medio ambiente”.

El Cabildo debe buscar que el mayor número posible de ciudadanos opten por la guagua antes que por el coche privado para desplazarse por toda la isla. Y ello sólo se consigue, añade Miguel Ángel Pulido, si se incrementan las frecuencias “para que le sea mucho más fácil a los ciudadanos optar por el transporte público”; si se abarata el servicio y los horarios se cumplan “para favorecer y prestigiar su uso”; con el establecimiento de bonos con tarifas reducidas para los segmentos sociales más necesitados “remarcando su carácter social”y, sobre todo, “logrando que el servicio público sea una auténtica oferta de calidad que convenza a muchos ciudadanos que le es mucho más rentable, rápido y eficaz la guagua que su propio coche, con las molestias que genera, por ejemplo, conseguir aparcar una vez que se llega al lugar de destino”.