La deuda financiera del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma disminuyó en 1,46 millones de euros en el último año



La deuda financiera de Santa Cruz de La Palma disminuyó en 1,46 millones

El periodo medio de pago a proveedores en el último trimestre de 2017 se redujo prácticamente a cero

La salud financiera del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma continúa dando signos de paulatina recuperación a la luz del cierre del ejercicio económico 2017, año en el que la corporación municipal logró reducir la deuda con entidades de crédito en 1.464.3122 euros y aumentar el apartado de inversiones reales en un 66,66%.

El alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos, y el concejal de Economía y Cuentas, Julio Felipe, consideran que los indicadores económicos del Ayuntamiento “mejoran la tendencia positiva de los últimos años gracias al esfuerzo que todos los departamentos municipales vienen realizando a la hora de contener el gasto y priorizar las inversiones, de acuerdo con lo establecido en el plan de ajuste presupuestario”. Julio Felipe asegura que “seguiremos trabajando para mantener esta tendencia que permita al Ayuntamiento recuperar capacidad de inversión pública”.

El total de la deuda financiera del consistorio a 31 de diciembre de 2017 era de 6.773.083 euros, de los que 1,55 millones de euros corresponden a deuda a corto plazo, en tanto que los poco más de 5,22 millones restantes se engloban en el apartado de operaciones de crédito a largo plazo.

En los últimos cinco años la deuda financiera con entidades de crédito ha pasado de 13.505.595 euros el 31 de diciembre de 2012, a 6.773.083 euros en la misma fecha del año 2017. Es decir, en cinco años el Ayuntamiento ha logrado una reducción de su deuda de 6.732.512 euros. De igual modo, el nivel de endeudamiento, calculado en función de los ingresos corrientes liquidados en 2017, ha pasado de un 91,91% del año 2012 al 42,36% a finales del pasado.

En cuanto al grado de ejecución presupuestaria en 2017, el total del apartado de gastos ascendió a 15.039.545 euros, un 3,83% más que en 2016, siendo el dato más significativo el incremento de las inversiones reales, que pasó de 491.761 euros en 2016 a 819.562 euros, lo que supone un 66,66% más. Los ingresos totales ascendieron a 16.539.503 euros (un 4,31% más que el año anterior). El remanente de tesorería para gastos generales es de 1.682.167 euros.

Otro de los indicadores económicos que arroja una evolución favorable es el periodo medio de pago a proveedores, que en el último trimestre de 2017 se ha visto reducido prácticamente a cero, frente a los 31,84 días del último trimestre de 2017, un dato que para Julio Felipe “supone una garantía para las empresas de bienes y servicios que trabajan con el Ayuntamiento, al favorecer su solvencia económica”.