El Cabildo invierte 400.000 euros en los montes de la isla para ordenar la masa forestal y prevenir los incendios



 El Cabildo invierte 400.000 euros en los montes de la isla para ordenar la masa forestal y prevenir los incendios

La Consejería de Medio Ambiente ya ha realizado ocho intervenciones en una primera campaña de tratamientos selvícolas, desbroce y creación de franjas de protección en cortafuegos y en bordes de las pistas.

El Cabildo Insular de La Palma, a través de la Consejería de Medio Ambiente, ha invertido 400.000 euros en tratamientos que tienen como objetivo la ordenación de la masa forestal, el desbroce y la creación de franjas de protección los cortafuegos y en los bordes de las pistas con el objetivo de prevenir incendios forestales de cara, especialmente, a los próximos meses de primavera y verano.

En una primera campaña, que dio comienzo en noviembre de 2017, ya se han desarrollado hasta ocho acciones concretas repartidas por toda la isla: pista Serapio y Lomo de El Pueblo, en Tijarafe; cortafuegos del Lomo de Las Palomas, del Lomo de la Ciudad y carretera de Briestas, en Garafía; franja de seguridad en el Área Recreativa de El Pilar, en El Paso; tratamiento selvícola en el monte de Pajonales, en Breña Baja; creación de fajas auxiliares en Villa de Mazo y en el cortafuegos de Gallegos, en Barlovento.

El consejero de Medio Ambiente del Cabildo de La Palma, Juan Manuel González, explica que estas labores “atienden a un trabajo de previsión y planificación que tiene como filosofía actuar adecuadamente en invierno para intentar prevenir los incendios del verano”.

El consejero apunta que estas tareas han sido ejecutadas por empresas locales como complemento a los trabajos que realizan los retenes y cuadrillas de trabajo del Servicio de Medio Ambiente, la BRIF y la EIRIF.

“El Cabildo hace un importante esfuerzo para que las amplias zonas forestales de la isla se encuentren en la mejor situación para intentar paliar el peligro de ignición, si bien desde la Corporación Insular siempre vamos a insistir en la necesidad de la colaboración ciudadana para que, entre todos, mantengamos limpios y despejados de basuras y material combustible las áreas naturales en general y los entornos de las viviendas, bodegas o cuartos de aperos en particular”, concluye Juan Manuel González.