El Ayuntamiento de Los Llanos rinde homenaje a las Mujeres Destacadas del municipio



El Ayuntamiento de Los Llanos rinde homenaje a las Mujeres Destacadas del municipio

Los aridanenses nominaron a un total de 87 mujeres a esta primera convocatoria de premios, con los que la corporación municipal reconoce públicamente la contribución realizada por las mujeres al desarrollo municipal.

Visiblemente emocionadas y restando importancia a los méritos cosechados a lo largo de su vida y de su trayectoria profesional. Así, y ante la atenta mirada de las más de 250 personas que abarrotaban el salón de actos del Museo Arqueológico Benahoarita, recogieron en la tarde de hoy el premio a la Mujer Destacada del año que, en esta convocatoria recayó en Carmen Hernández Barreto por la labor desarrollada al frente de la Fundación Solidaridad La Palma así como las dos nominadas, Juana Brito Lorenzo y Marisol Van Baumberghem, a las que la comisión técnica evaluadora responsable de analizar los méritos de las mujeres propuestas por el público decidió otorgar dos menciones especiales.

En el acto de entrega de premios y distinciones, la alcaldesa del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, Noelia García Leal, agradeció a quienes “haciendo uso de los mecanismos de participación ciudadana han hecho posible que las mujeres sean reconocidas y homenajeadas por su propio pueblo en unos premios que han llegado para quedarse y que permitirán hacer más visible, cercano y popular el papel que han jugado muchas de ellas en nuestro municipio”.

“Mujeres que saben que el mundo necesita ideas y talento”, agregó “su talento, su valentía, su mirada diferente en este caso desde la solidaridad, el deporte o el ámbito empresarial porque no cabe duda que la igualdad de la mujer debe hacerse realidad en todos los órdenes de la vida es necesario continuar luchando para superar los obstáculos que nos permitan lograr una sociedad de oportunidades, plena e igualitaria”.



La alcaldesa se dirigió a las homenajeadas a las que definió como “mujeres valientes” para reconocer el mérito que tuvo en su época el “sentirse dueñas y explotar sus propios talentos, algo que probablemente no lograron otras que quizás se quedaron en el camino, que vieron truncados sus sueños porque no eran cosas de chicas o cuyo potencial no pudieron explotar porque eso lamentablemente era cosa de hombres”. Motivos por los que Noelia García “hizo extensivo el reconocimiento social no sólo a las mujeres propuestas sino a todas y cada una de las que dedican su tiempo, esfuerzo e ilusión, en definitiva, su vida, al servicio de los diferentes ámbitos de la sociedad, la educación, el ámbito doméstico, el deporte, la administración, la investigación, la política o la innovación entre otros campos”.

La regidora municipal afirmó que las mujeres “tienen que aportar valores y conocimientos para hacer una sociedad mejor” y concluyó su intervención afirmando que “las mujeres que llegan arriba cambian lo de abajo y permiten que otras mujeres pueden elegir, porque a pesar de ser algo tan sencillo, llevamos siglos sin poder hacerlo, sin poder elegir en las mismas circunstancias lo que de verdad cada una de nosotras quiere para sus respectivas vidas”.

Tanto la alcaldesa como la concejal responsable del área de Igualdad, Elena Pais Fuentes, reconocieron el esfuerzo realizado por el personal municipal y la comisión técnica constituida para evaluar cada una de las candidaturas presentadas y sacar adelante la convocatoria de premios.

Asimismo, la edil se mostró “satisfecha del buen índice de participación registrado en esta edición en la que se presentaron un total de 87 propuestas para destacar los méritos que, a criterio de la ciudadanía, reunían las mujeres cuyas candidaturas defendían en las nominaciones realizadas a través de la web municipal o por escrito a través del registro municipal”.

Elena Pais recordó que el objetivo de esta iniciativa, puesta en marcha por primera vez por el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, es el de reconocer en vida los méritos de mujeres que en sus diferentes ámbitos de actuación, han jugado un papel relevante en el desarrollo cultural y socioeconómico del municipio y han logrado derribar barreras en contextos difíciles. Mujeres que han roto estereotipos, han sido pioneras en muchos ámbitos de la historia municipal y que han luchado para promover el cambio para otras mujeres.



Tras recoger el galardón, Carmen Hernández confesó sentirse “sorprendida, emocionada, abrumada y muy agradecida por un premio que no esperaba” y que “lejos de ser individual” compartió “con todo el equipo de mujeres y profesionales que la han acompañado a lo largo de su trayectoria”. En este sentido tuvo palabras de reconocimiento para las presentes y las ausentes, “para las que siempre han estado ahí” y a las que una a una fue nombrando al igual que todos y cada uno de los que con su esfuerzo sumaron para “hace realidad el proyecto de este grupo de mujeres atrevidas”.

Carmencita como cariñosamente la llaman los aridanenses, agradeció a su familia el “haber aceptado su vida de entrega y dedicación a las causas sociales” por las que desde niña sintió especial devoción y a todas y cada una de las personas e instituciones que han respaldado los diferentes proyectos impulsados.

Con la sencillez que la caracteriza, reconoció que “el camino no siempre ha sido fácil, pero el recuerdo está lleno de compañerismo y de muchos momentos divertidos y felices, sobre todo, aquellos en los que gracias al esfuerzo y las gestiones realizadas hemos podido aportar soluciones a los problemas de los demás y sacar grandes y pequeños retos adelante”

Entre los numerosos asistentes que se congregaron en el MAB muchas caras conocidas, familiares de las galardonadas y mujeres que han dejado huella en la historia municipal reciente y nominadas por el público a esta convocatoria de premios y a las que se hizo entrega de un detalle floral en reconocimiento a su dedicación y esfuerzo personal y profesional en cada uno de sus ámbitos de actuación.

Al acto también asistieron, la consejera de Política Territorial del Gobierno de Canarias, Nieves Lady Barreto, la consejera de Asuntos Sociales del Cabildo Insular de La Palma, Jovita Monterrey, la cronista oficial y diputada regional, María Victoria Hernández, así como consejeros de la corporación insular, la responsable de la Unidad contra la violencia sobre la Mujer de la Dirección Insular de la Administración General del Estado en La Palma, Alicia Pérez Bravo, el senador y concejal aridanense, Mariano Hernández, concejales con representación en el Pleno municipal, miembros de anteriores corporaciones, así como dirigentes de entidades públicas y privadas, empresarios y público en general.

Durante la ceremonia, cuya presentación corrió a cargo de la escritora Rosario Varcálcer, se proyectó un video con imágenes de las Mujeres destacadas en esta primera convocatoria de premios. Asimismo, al comienzo y al cierre del acto actuaron al piano Goretty Peña acompañada por la cantante Cecilia y que interpretaron Romance de C. Debussy y Alfonsina y el Mar, de Ariel Ramírez. El broche final en el hall del MAB, que dio paso a un pequeño brindis, lo pusieron las voces del coro de cámara LLanensis de la Asociación Cultural Mariano Sicilia.




Mujer Destacada del año

Carmen Hernández Barreto ha desarrollado una continua y destacada labor en el ámbito social, fundamentalmente, a favor de quienes menos tienen y más apoyo necesitan. Por sus años de trabajo en una Fundación como Solidaridad La Palma, desde sus comienzos hasta la actualidad, superando incluso la enfermedad y entregándose en cuerpo y alma de manera desinteresada, los aridanenses han decidido otorgarle el Premio a la Mujer Destacada 2018.

Una mujer entregada y al servicio de la solidaridad, con tanto coraje como ganas de vivir ha defendido con su esfuerzo y una bondad y perseverancia sin límites la necesidad de poner en marcha el primer centro de mayores en el municipio.

Desde muy joven manifestó su inquietud por la problemática social, enfocando su vida a luchar de forma incansable por diferentes colectivos sociales, siendo relevante su actuación a través de la dedicación y perseverancia en diversos proyectos como Unicef, Proyecto Hombre, Cáritas Diocesana y Médicos sin Fronteras, así como promotora y colaboradora para la búsqueda de recursos para personas afectadas por catástrofes humanitarias.



Distinciones especiales

Marisol Van Baumberghem es, sin duda, una mujer alegre, solidaria, dinámica y adelantada a su tiempo. Carismática y querida, ha permanecido siempre estrechamente vinculada a las actividades culturales y deportivas, así como en el apoyo a los que menos recursos tenían en el municipio de Los Llanos de Aridane, donde es todo un ejemplo de vanguardismo, espíritu de lucha y generosidad sin límites.

Ella sembró la semilla de lo que hoy por hoy es la Escuela de Baloncesto de Los Llanos de Aridane, creando una cantera de menores que logró federar para que compitieran a diferentes niveles, organizando ligas, torneos y buscando puerta a puerta fondos para patrocinar a los equipos locales que tantos triunfos cosecharon en nombre del municipio y de este popular deporte.

Asimismo, y en su afán por la promoción deportiva, organizó e impartió cursillos de natación. De espíritu inquieto y creativo, Marisol ha sido poeta, artesana de muñecas, cantante e incluso motorista, pionera en la conducción de su Suzuki de 90cm3 con su gran casco blanco y que la hizo merecedora del apodo de “Hormiga Atómica”.

Por su parte, Juana Brito Lorenzo fue empresaria en un sector predominantemente masculino, como era el de la exportación de plátanos, siendo junto a su hermana las únicas mujeres que acudían y formaban parte de los órganos de la Cooperativa de Plátanos de Canarias (COPLACA), desde donde ayudó a muchos trabajadores y agricultores.

Profesora en la antigua Academia, donde siempre inculcaba a sus alumnos que la mejor manera de progresar en la vida era estudiar. Cuando ésta cerró, la transformó en una escuela de primaria que años después, se convertiría en el germen de la actual guardería Ping Pong. Por su aportación a la educación en el municipio y su emprendimiento. Era de las pocas mujeres que tenían carnet de conducir en los años 50-60. Sus máximas eran la educación, la cercanía con el trabajador y la honradez.