Santa Cruz de La Palma a la espera de la apertura de los aparcamientos del Muelle



Santa Cruz de La Palma a la espera de la apertura de los aparcamientos del Muelle

El pasado 18 de este mes de marzo, concluían sus actuaciones el Circo de Rody Aragón y aún hoy sigue el aparcamiento bloqueado.

Desde el Ayuntamiento capitalino se asegura que esta semana quedará disponible nuevamente, pero la realidad es que siguen los aparcamientos cerrados en una época vacacional en la que muchos visitantes vienen a la isla y se encuentran una capital colapsada de tráfico y sin aparcamientos.

Comerciantes de la ciudad califican la situación de "caos", sobre todo por las mañanas en las que bajar con un vehículo a Santa Cruz de La Palma, es más una "hazaña hercúlea" que un hecho cotidiano. "Muchos clientes que hemos perdido nos indican que hace meses que no bajan a la ciudad porque no hay donde aparcar". Una situación que sigue afectando a los ciudadanos y comerciantes de Santa Cruz de La Palma y que parece que por el momento seguirá siendo tendencia.

Un comerciante nos comenta que luce que en la capital tengan "alergia" a los aparcamientos, ya que buscan la menor excusa para cerrar los del Muelle, que recordemos son la última gran bolsa de aparcamientos gratuitos de la ciudad, o para eliminar en otras calles, en lugar de buscar alternativas. Algunos proponen el uso de la zona cercana a los Silos de Cemento, que en su momento el Ayuntamiento dio como opción para aparcar y que por su lejanía no era viable, como zona para el asentamiento de ese tipo de instalaciones temporales, dejando así la zona cercana para aparcamientos, permitiendo mayor dinamización comercial. "Tengo la impresión que les importa más un ascensor que la actividad económica", nos comentaba la propietaria de otro comercio capitalino.

Otra situación que preocupa es el cierre de la Avenida Marítima para eventos, un conocido comerciante nos indicaba que cada vez que la cierran, nota la bajada de ventas y que actualmente ya no se puede seguir estirando el dinero, si no se vende no se puede mantener un negocio, ya que los gastos no se reducen ni se condonan, sino que hay que seguir pagando, pero cada vez se dispone de menos ventas y por lo tanto menos ingresos. "El Ayuntamiento no lo entiende y nos echa la culpa a los comerciantes por no saber renovarnos, pero qué casualidad que cada vez que ellos cierran un aparcamiento o la avenida, nosotros vendemos menos, y si vendemos menos, de dónde sacamos para renovar". "Llegan empresas de fuera, se les da todas las facilidades, zonas exclusivas de aparcamiento y lo que haga falta, pero para los que estamos aquí, se cierran aparcamientos y calles y nos llaman quejicas". "Necesitamos soluciones definitivas a este problema, ampliar zonas de aparcamiento en vez de reducirlas o cerrarlas y dejar que la gente regrese a la capital, en vez de seguirla echando como hacemos ahora al no permitirles llegar con facilidad, sino obligarlos a dar vueltas y vueltas hasta que se marchan por no poder ni parar un momento sus vehículos para hacer sus compras y gestiones".