El Ayuntamiento de Los Llanos adjudica la gestión de la zona azul



El Ayuntamiento de Los Llanos adjudica la gestión de la zona azul

La empresa adjudicataria abonará un canon fijo de 65.000 euros y un 35% variable además de las mejoras técnicas recogidas en el pliego de condiciones.

El Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane ha adjudicado la gestión de la zona azul que desde su puesta en marcha ofrece a residentes y visitantes un total de 300 plazas de estacionamiento regulado mediante control horario en las principales vías comerciales del casco urbano del municipio.

El concejal responsable del área de Hacienda, Mariano Hernández Zapata, explicó que la empresa ganadora de la convocatoria pública realizada mediante procedimiento abierto, “presentó una oferta en la que asumía el compromiso de abonar al Ayuntamiento un canon fijo anual de 65.000 euros y un 35% variable sobre la totalidad de lo recaudado cada ejercicio por el adjudicatario una vez descontado el canon fijo”. A ello hay que añadir aportaciones técnicas valoradas en 25.000 euros para la señalización y adquisición de material para la policía local, además de un vehículo eléctrico y una torre de carga.

Mariano Hernández valoró las “mejoras sustanciales” que la empresa adjudicataria ofrece a la corporación municipal y que, en comparación con la etapa anterior, supone un incremento del 400% de la aportación económica directa que recibe el Ayuntamiento por la encomienda de gestión de la zona azul lo que según el edil, se traduce en aproximadamente 180.000 euros de media al año.

El edil explicó que la zona azul de Los Llanos de Aridane surgió como respuesta a una demanda empresarial “histórica” y que, desde su puesta en funcionamiento “ha demostrado no sólo la utilidad y el interés público que despierta entre los conductores que pueden estacionar sus vehículos por un máximo de 2 horas en zonas estratégicas, sino su rentabilidad y capacidad para crear puestos de trabajo”.

Al respecto recordó que inicialmente, “ante la imposibilidad de garantizar su viabilidad económica y las dudas existentes sobre el funcionamiento y la aceptación real que iba a tener la ciudadanía, el Ayuntamiento acordó con la concesionaria del servicio fijar la aportación anual en un 10% del total de la recaudación”.

Como contraprestación, la empresa asumía además los costes de personal así como los de adquisición, instalación, gestión y mantenimiento de los parquímetros y la plataforma online que pone a disposición de los usuarios para hacer uso del estacionamiento por tiempo limitado en la zona azul.

Mariano Hernández agregó que en esta etapa se mantuvieron diferentes reuniones de trabajo con la empresa adjudicataria así como con los diferentes grupos políticos con representación municipal “para ir adaptando y regulando su régimen de funcionamiento y redimensionar el número de plazas entre otras cuestiones a las demandas reales de los usuarios, modificando ordenanzas o conciliando su existencia con la creación de una zona verde y el incremento progresivo y continuo de las plazas de aparcamiento en régimen gratuito en el entorno urbano del municipio”.

“Tras este período piloto y ante la necesidad de sacar nuevamente la convocatoria a concurso público y adjudicar un nuevo contrato”, el concejal de Hacienda añadió que “empezamos a trabajar con los técnicos municipales y paralelamente con la oposición para consensuar los pliegos de condiciones del servicio a través de un proceso que garantice tal y como hemos hecho, el cumplimiento de los principios de publicidad, transparencia, libre concurrencia y eficacia en la contratación pública, priorizando además de la oferta económica, la mejora del canon tanto fijo como variable, así como la introducción de mejoras en la gestión, la operatividad y la movilidad en el municipio”.

“Objetivos” que según Mariano Hernández “han supuesto un esfuerzo considerable pero que hemos conseguido”. Algo de lo que afirmó “nos sentimos sumamente satisfechos porque nos ha permitido avanzar desde la experiencia, incorporando paso a paso las modificaciones necesarias para mejorar su funcionamiento y, sobre todo, dotar a Los Llanos de Aridane de un modelo de gestión y de una zona azul que, hoy por hoy, goza de una gran aceptación tanto entre residentes y visitantes como entre el empresariado local y que constituye un referente a nivel insular”.