El Cabildo de La Palma consigue eliminar la población de cotorras de Kramer del medio natural de la isla



El Cabildo de La Palma consigue eliminar la población de cotorras de Kramer del medio natural de la isla

Desde finales de 2015 se viene actuando contra esta especie invasora que ha ocasionado grandes perjuicios en el agro palmero

El Cabildo Insular de La Palma ha conseguido eliminar de la isla la población de ejemplares de cotorras de Kramer del medio natural, una especie invasora contra la que se empezó a actuar para su control y erradicación en diciembre de 2015 a raíz de las denuncias realizadas por agricultores de la isla por los daños que ocasionaban en el agro palmero.

Así lo explica el consejero de Medio Ambiente de la institución insular, Juan Manuel González, quien felicita a los responsables directos de las actuaciones que han dado lugar a este control. En esta campaña han tomado parte los servicios insulares de Medio Ambiente y Emergencias y de Agricultura, Ganadería y Pesca, con la coordinación de Susana Saavedra (de Invasive Bird Management, Inbima), experta mundial en el control y erradicación de aves exóticas.

La acción también ha contado con la colaboración de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) y con el asesoramiento técnico de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, así como con la ciudadanía en general y un gran número de colectivos que han colaborado de forma altruista.

González especifica que desde el pasado 7 de abril no se ha vuelto a observar ningún ejemplar de cotorra de Kramer asilvestrada en La Palma. “A partir de ahora comenzamos un programa de regularización de la tenencia y entrega voluntaria de especies exóticas invasoras, con el fin de que todas aquellas personas que posean una mascota de este tipo regularice su situación y, en caso de que no pueda mantenerla, la ponga a disposición de las autoridades competentes”, explica el consejero.

El biólogo del Cabildo de La Palma, Félix Manuel Medina, explica que al menos 20 cotorras de Kramer continúan hoy en día en manos de particulares. “Se trata de ejemplares regularizados en el marco de este proyecto. Sin embargo, no se sabe exactamente cuántos ejemplares pueden quedar cautivos en la isla, por lo que no se puede dar por erradicada su población. Apelamos a la colaboración ciudadana para que no se vuelvan a producir escapes accidentales o sueltas deliberadas”, señala.

Tanto el consejero de Medio Ambiente como el técnico del área han destacado la participación e implicación de Susana Saavedra Cruz, que ha participado en la presentación de los resultados de este proyecto. Saavedra destaca el carácter pionero a nivel mundial de este proceso de control, a la vez que valora la gran involucración de distintos agentes a la hora de alcanzar el éxito de la campaña.

Aparte de la ciudadanía y el voluntariado en general, han colaborado en esta campaña la Dirección Insular de la Administración General del Estado en La Palma; la Guardia Civil; la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias a través de los técnicos de la Dirección General de Protección de la Naturaleza; los técnicos del Servicio Económico Administrativo y el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente; el personal del Cabildo Insular de La Palma a través del Servicio de Medio Ambiente y Emergencias y del Servicio de Agricultura, Ganadería y Pesca (Agencias de Extensión Agraria); los Ayuntamientos de Breña Alta, Breña Baja, El Paso y Los Llanos de Aridane; la Policía Local; los Bomberos Voluntarios de La Palma; la Unidad de Protección Animal de La Palma (UPA La Palma); la Clínica Veterinaria San Pedro; el núcleo zoológico Maroparque; la Fundación de la Reserva Mundial de la Biosfera La Palma; la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife); el Club Deportivo Siete Cejos; e Inbima.


Proceso hasta el control de la población

A raíz de los problemas que la cotorra de Kramer estaba causando en los cultivos en ciertas localidades de la isla, puestos de manifiesto por los agricultores en un escrito presentado en el Cabildo de La Palma, desde la Consejería de Medio Ambiente se puso en marcha un proyecto de control de poblaciones en diciembre de 2015.

Inicialmente se contrató a la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) para que realizar un censo de esta especie exótica invasora, que arrojó una población de unas 70 cotorras en dos localidades: La Laja del Barranco, en Breña Alta, y La Laguna, en Los Llanos de Aridane.

Posteriormente, a través de una asistencia técnica, se abordó el control de estas aves, un trabajo que desarrolló Susana Saavedra Cruz (Inbima). En el periodo comprendido entre diciembre de 2015 y septiembre de 2016, mediante el uso de trampas de captura en vivo, se consiguió eliminar del medio un total de 117 cotorras (consiguen reproducirse durante este año y por eso el número es mayor que el censado originalmente).

Todo este esfuerzo se realizó con el apoyo de voluntariado local y la colaboración de la ciudadanía, la cual fue fundamental para el buen desarrollo y los resultados obtenidos en el proceso. Puesto que las cotorras aprendieron a evitar las trampas, se detuvo el trabajo de campo con el fin de que los animales recuperasen su conducta normal. En ese momento quedaron en el medio natural no más de 20 individuos.

En diciembre de 2017 se reiniciaron los trabajos de control contando de nuevo con la colaboración de Susana Saavedra, quien ejecutó la última fase. Previamente a esta última fase, la población de cotorra de Kramer creció levemente, contabilizándose un total 34 ejemplares en el medio natural. En una primera instancia se capturaron 13 cotorras y después las 21 restantes. El 7 de abril se capturó el último ejemplar de cotorra de Kramer asilvestrada en el medio natural.