El Cabildo restaura el primer libro oficial de registros de la parroquia de San José de Breña Baja de 1637



El Cabildo restaura el primer libro oficial de registros de la parroquia de San José de Breña Baja de 1637
Ángel Luis Jerez párroco San José de Breña Baja y el Consejero Primitivo Jerónimo con el libro restaurado.

El Cabildo Insular de La Palma ha concluido los trabajos de restauración del Libro I de Bautismos, Casamientos y Defunciones del año 1637 perteneciente a la Parroquia de San José de Breña Baja, a la cual ya ha sido devuelta en un acto que contó con la presencia del consejero de Cultura y Patrimonio Histórico, Primitivo Jerónimo, y del párroco, Ángel Luis Pérez González.

Primitivo Jerónimo destaca la importante y singular labor –prácticamente única en Canarias- que realiza el Centro de Conservación y Restauración del Documento Gráfico del Cabildo Insular en relación con la preservación, conservación y restauración del patrimonio documental de La Palma.

“Entre estas tareas se encuentra una continua colaboración con la mayor parte de los archivos parroquiales, en donde se halla relevante documentación histórica, incluyendo los primeros libros bautismales de cada municipio. Después de la revisión de los importantes fondos de esta parroquia, y valorando el avanzado deterioro que presentaban sus fondos más antiguos, se decidió intervenir el Libro I de Bautismos, Casamientos y Defunciones, fechado en 1637, año fundacional de la parroquia”, explica el consejero.

Estado original:

Proceso de restauración

En el Laboratorio de Restauración de Documentos Gráficos, se trató por un ladola encuadernación original en pergamino, que presentaba múltiples daños, gran suciedad superficial, manchas puntuales, distensiones, pliegues, rozaduras, deshidratación general y grandes pérdidas de soporte que afectaban directamente a la protección integral del cuerpo del libro. Se desmontó, se le realizó una limpieza exhaustiva, hidratación y estabilización, injertado manual de soporte y alisado.

Además, se trató el cuerpo del libro, cuyas páginas presentaban gran debilidad y suciedad superficial, manchas de humedad, pérdidas de soporte, pliegues, arrugas, rozaduras, distensiones, y la acción corrosiva de tintas metaloácidas. Su tratamiento incluyó desmontaje, limpieza mecánica, lavado, reintegración del soporte con pulpa de similares características, consolidación de soporte mediante apresto, laminado puntual, alisado, montaje de cuadernillos y costura de los mismos con hilo de lino y técnica en base al original.

Finalmente se unió el cuerpo del libro a la encuadernación de pergamino flexible ya restaurada, mediante costura directa al lomo con refuerzos en piel de badana, característico sistema utilizado en las encuadernaciones medievales, siendo esta una de sus principales peculiaridades.

Tras la restauración: