Los equipos de fútbol de la categoría juvenil ‘a’, “C.D. Mensajero” y “U.D. Orotava”, se solidarizan con los defensores y defensoras de derechos humanos en Rusia



Los equipos de fútbol de la categoría juvenil ‘a’, “C.D. Mensajero” y “U.D. Orotava”, se solidarizan con los defensores y defensoras de derechos humanos en Rusia

Los equipos juveniles del CD Mensajero y UD Orotava posaron con la pancarta de la campaña que viene desarrollando Amnistía Internacional, que lleva por nombre “#Equipo Valiente. Rusia mundial de fútbol”, en apoyo a los defensores y defensoras de los DD HH en Rusia.

Este partido, que forma parte de la Liguilla de Ascenso a División de honor, y que disputaron CD Ofra, UD Orotava y CD Mensajero, tuvo lugar hoy, sábado 16 de junio, en el estadio Silvestre Carrillo, sede del CD Mensajero.

Un Mundial para Valientes. La situación de la sociedad civil en Rusia se ha deteriorado en los últimos años tras la adopción de una batería de nuevas leyes o la reforma de otras que restringen la libertad de expresión, reunión y asociación. Una de estas leyes es la llamada “ley de agentes extranjeros", promulgada en noviembre de 2012, que obliga a las ONG rusas a registrarse como "organizaciones que llevan a cabo las funciones de agentes extranjeros” si reciben financiación extranjera y tienen "actividades políticas" imprecisamente definidas. La etiqueta de “agente extranjero” lleva asociada en Rusia una connotación negativa similar a las de espía y traidor. Esta y otras leyes se han usado para desacreditar y debilitar a las ONG. Ha contribuido a crear un ambiente de suspicacia e intolerancia en contra de las mismas, teniendo como consecuencia que muchas organizaciones que trabajan para la promoción de los derechos humanos, la sociedad civil, el bienestar de la ciudadanía o la protección del medioambiente hayan visto limitada su capacidad de actuación e incluso se hayan visto forzadas a cesar su actividad. En este contexto, las personas que defienden los derechos humanos de Rusia siguen siendo objeto de intimidación y de ataques, que en la mayoría de los casos quedan impunes. De cara al Mundial de Fútbol y la atención internacional puesta en Rusia, es probable que un mayor número de personas traten de ejercer su derecho a la libertad de expresión pacífica. Las autoridades rusas ya han reforzado el control denegando de forma rutinaria los permisos para celebrar manifestaciones, haciendo un uso excesivo de la fuerza y tomando represalias contra quienes infringen estas limitaciones.