Obras Públicas da un nuevo impulso a la carretera San Simón-Tajuya en La Palma



Obras Públicas da un nuevo impulso a la carretera San Simón-Tajuya en La Palma

El departamento que dirige Pablo Rodríguez aprueba técnicamente el proyecto modificado y el complementario de la carretera LP-2, que serán sometidos a información pública y al procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental

El proyecto modificado, que tendrá coste cero, supondrá un gran avance en las comunicaciones con el sur de La Palma, logrando una mayor seguridad y fluidez del tráfico

La Consejería de Obras Públicas y Transportes del Gobierno de Canarias, que dirige Pablo Rodríguez, ha aprobado técnicamente un proyecto complementario y un modificado de las obras de acondicionamiento del tramo de la carretera LP-2 comprendido entre San Simón y Tajuya, en la isla de La Palma.

Una vez aprobados ambos documentos, la Consejería iniciará los trámites de información pública y consulta a las administraciones públicas afectadas y personas interesadas, así como la tramitación del procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental de los mismos, según ha explicado el viceconsejero de Infraestructuras y Transportes del Ejecutivo autonómico, Onán Cruz.

El modificado nº1 del proyecto, que abarca los mismos 33 kilómetros que el proyecto inicial y tendrá coste cero, contempla la mejora del trazado de algunas curvas, reduciendo el volumen de los muros de contención y modificando su tipología en base a las consideraciones geotécnicas y geométricas aparecidas tras el comienzo de las obras, así como una serie de obras complementarias consistentes en la incorporación en el carril bici de una red troncal de comunicaciones en respuesta a lo solicitado por el Cabildo Insular de La Palma.

En este contexto, Onán Cruz explicó que esta obra va a suponer un “gran avance” en las comunicaciones con el sur de la isla, logrando una mayor seguridad, una mayor rapidez y una mayor fluidez del tráfico, que unido con el carril bici de 33 kilómetros dará un gran impulso a la comarca sur de La Palma.

El proyecto también incluye la adaptación de los trabajos de colocación del drenaje y del firme al tráfico existente. Otra de las mejoras consiste en la incorporación de reposiciones de diversa tipología, como caminos, accesos, red de abastecimiento, alumbrado público, muros, cerramientos, así como la colocación de señalización, balizamiento y defensas en distintos puntos del trazado.

Obras complementarias de acondicionamiento del tramo de la carretera LP-2, San Simón- Tajuya

El proyecto de obras complementarias constituye una actuación necesaria para agilizar los trabajos que requieren la preparación de un área donde ubicar, de forma provisional, unas instalaciones auxiliares para la producción de mezclas bituminosas y tratamiento de los áridos generados en las excavaciones de la obra. Esta actuación tendrá un coste de 173.021,77 euros, y un plazo de ejecución de 30 meses.

Entre las actuaciones a llevar a cabo se encuentran la aplicación de las medidas correctoras derivadas de la evaluación ambiental, el acondicionamiento de la superficie y de sus accesos, y la devolución del espacio utilizado ocupado a su estado original, una vez concluidos los trabajos.

Una vez finalizada la actividad se procederá al desmontaje de las instalaciones y a la retirada del cerramiento de la parcela, procediendo a la restauración paisajística y ambiental del área ocupada y su acondicionando.

Proyecto general

El presupuesto para la totalidad del proyecto de acondicionamiento del tramo San Simón- Tajuya asciende a 65.803.069,24 euros. El plazo de ejecución de los trabajos ha sido fijado en 114 meses. El plazo de finalización de las obras actual es el 31 de octubre de 2020.

El tramo San Simón-Tajuya, cuyo acondicionamiento está llevando a cabo la Consejería de Obras Públicas y Transportes, comprende un tramo de 33 kilómetros, en la carretera LP-2, entre la zona del barrio de San Simón, en Villa de Mazo y la carretera LP-3, en Tajuya, en el término municipal de Los Llanos de Aridane.

El proyecto general se centra en la reordenación de los suelos aledaños, estableciendo y delimitando la ocupación del nuevo dominio público a lo largo de toda la vía. La vía lleva adosada al lado mar una banda segregada del tráfico rodado para su uso compartido por ciclistas y peatones, de tres metros de ancho, exceptuando los tramos de travesía y las zonas con viviendas u otras edificaciones que limiten el ancho de la plataforma, donde queda reducida a dos metros.