Para NC la adjudicación de la zona azul de Los Llanos es un escándalo que cada vez “huele peor” por sus antecendentes



Para NC la adjudicación de la zona azul de Los Llanos es un escándalo que cada vez “huele peor” por sus antecendentes

Ante las manifestaciones del Concejal de Hacienda del Ayuntamiento, el secretario de organización de Nueva Canarias, Miguel Ángel Pulido, insiste en que la adjudicación del contrato para la concesión de la gestión del servicio público consistente en la regulación del estacionamiento de vehículos bajo control horario, en varias vías del municipio de Los Llanos de Aridane, es un escándalo que cada vez “huele peor” por sus antecedentes "históricos".

Según manifiesta Miguel Ángel Pulido, para poner en funcionamiento este servicio se convoca hace 2 años un “procedimiento negociado sin publicidad enviando la invitación a sólo 3 empresas, entre ellas a una con sede en Portugal y, para nuestra sorpresa, no se invita a una empresa canaria que prestaba esos mismos servicios en la zona azul de Santa Cruz de La Palma”. Tiene que ser un requerimiento de ésta el que obliga al Ayuntamiento a enviarle una invitación para participar en dicho procedimiento.

El Pliego de Condiciones de ese procedimiento, añade, “no estaba suscrito por ningún funcionario municipal y era lesivo para los intereses municipales”, tal como denunciamos en su día desde Nueva Canarias, pues establecía que la empresa “no podría pagar al Ayuntamiento más del 10% de lo recaudado”, en vez de primar a la que pagara un canon mayor.

Prueba de ello es que al ser adjudicado ahora mediante concurso público, y primar en el mismo la mayor aportación a las arcas municipales, el Ayuntamiento va a ingresar en torno a 180.000 € anuales, lo que viene a significar que en estos 2 años que lleva de funcionamiento la zona azul “el municipio ha dejado de ingresar más de 300.000 € que se ha llevado a sus arcas la empresa amiga. Empresa que “casualmente” contrató como vigilante a un concejal del PP de Santa Cruz de La Palma y no sería porque no hubiera desempleados en este municipio capaces de desarrollar esas tareas.

Además, continúa Pulido, hay que recordar que inicialmente “ese contrato para la prestación del servicio se formalizó por un año” y en el propio Pliego de Condiciones se establecía que “era improrrogable”. Pues bien, el contrato se caduca en mayo del año pasado y, desde el gobierno municipal se permite, en una actitud claramente prevaricadora, “que haya un prórroga tácita” y se siga prestando el servicio, “sin cobertura legal”, y esta empresa amiga llevándose “el 90% de lo recaudado durante este último año”, cantidad que puede superar los 200.000 €.

Y para colmo de las irregularidades y “tiquiñuelas” que hay en torno a este contrato, ahora se adjudica el nuevo concurso público y al parecer, “sorpresivamente”, han desaparecido los 2 fax remitidos por la empresa canaria que se presentaba, enviados desde una Oficina de Correos en Las Palmas de Gran Canaria, al número del ayuntamiento 922.46.12.64 que aparece en los Pliegos. Y podríamos decir, parafraseando a Julio César, que la mujer del César no sólo tiene que ser honrada, sino parecerlo.

Por esta razón, continúa Pulido, al demostrar que se “habían remitido DOS FAX al Ayuntamiento el mismo día que se presenta la documentación del concurso en la oficina de Correos”, con su OK y Conforme correspondiente, la empresa que había visto eliminada su oferta, presenta un recurso ante la Alcaldía el pasado 6 de junio y, sorpresivamente, desde la dicha Alcaldía se contesta y desestima el día 8 de junio, con una “rapidez inusitada” en sólo 2 días, seguramente para “no dar tiempo a la oposición a exigir ningún tipo de explicación o la convocatoria, como parecía procedente, de la propia Mesa de Contratación”.

Al mismo tiempo, concluye Miguel Ángel Pulido, hay que tener en cuenta la sentencia del Tribunal Constitucional 58/2010, de 4 de Octubre, que analiza la eficacia de las comunicaciones por fax, en la que “admitiendo que aunque no haya constancia de la recepción del fax, el que el Tribunal lo de por bien notificado no es contrario a la Constitución, ya que su destinatario no ha suministrado base probatoria o indicio alguno que pudiera cuestionar la natural recepción del fax”, como ocurre en este caso con el Ayuntamiento de Los Llanos.

Por todo ello, desde Nueva Canarias, ante esta doctrina del Tribunal Constitucional, demandamos del Ayuntamiento que se convoque de nuevo a la Mesa de Contratación y se dé por válida la correcta notificación por fax, salvo que se demuestre que el mismo no funcionaba bien, que tuvo lugar un corte eléctrico, que la habitación donde está el fax quedó aislada, que se estropeó u otro evento que cuestione realmente su recepción efectiva. En caso contrario, nos reservamos el derecho a iniciar las acciones legales que correspondan.