Cruz Roja está presente en 20 playas de la provincia tinerfeña para velar por la seguridad de los bañistas



Cruz Roja está presente en 20 playas de la provincia tinerfeña para velar por la seguridad de los bañistas

Paralelamente, cuenta con el servicio de baño adaptado en 9 playas y piscinas de las islas occidentales.

Además de la cobertura sociosanitaria, la Institución tiene en marcha una campaña de prevención ante una ola de calor y para evitar accidentes propios del periodo estival.

Cruz Roja quiere alertar a la población sobre los riesgos de las playas no vigiladas, además de incidir en la importancia de que los Ayuntamientos cuenten con estos servicios de salvamento en todas las zonas de baño, asignándoles los recursos que se precisen, para garantizar unos criterios mínimos de calidad.

Cruz Roja en la provincia tinerfeña aporta sus servicios sociosanitarios en 20 zonas de baño, para velar por la seguridad y la salud de los bañistas, 15 de ellas en la isla de Tenerife, 2 en La Palma, 2 en El Hierro y 1 en La Gomera. Estos servicios se prestan de forma ininterrumpida todo el año en 6 de estas playas y piscinas.

Asimismo, durante el periodo estival aumenta considerablemente sus recursos habituales, los horarios, días y lugares de cobertura, a fin de atender el incremento de los bañistas.

Para ello, la Institución cuenta con un equipo humano con una alta cualificación y formación, compuesto por 112 personas contratadas, entre socorristas, médicos, enfermeros, conductores, trabajadores sociales, etc., y otros muchos voluntarios y voluntarias que potencian el servicio. El voluntariado realiza actividades complementarias que le dan un valor añadido a esta prestación, en beneficio de los usuarios de las playas.

Cruz Roja destina así mismo una gran cantidad de recursos materiales, como embarcaciones, motos acuáticas, puestos de socorro, sillas de vigilancia, quads, ambulancias, diverso material para el rescate (latas, tubos de rescate, aros salvavidas, bolsas de rescate, material de inmovilización acuática, tableros médulo-espinal), material de comunicaciones (emisoras portátiles), material de primeros auxilios, desfibriladores semiautomáticos, etc.

A esta labor, se suman las asistencias sociales a través de dispositivos para facilitar el baño adaptado de las personas con discapacidad o movilidad reducida, lo que supone además una ayuda para sus familiares, que pueden disfrutar de un descanso en las mejores condiciones posibles. Durante este verano, la Institución ofrece este servicio en 9 zonas de baño en la provincia tinerfeña. Para ello, se dispone de sillas y andadoras anfibias, muletas y chalecos salvavidas, entre otros recursos.

Mencionar que en 2017 se realizaron un total de 6.645 atenciones en las 24 playas en las que la Organización estuvo presente, siendo las principales causas de estas intervenciones por picaduras, esguinces, luxaciones, erosiones, lipotimias, golpes de calor, etc. También destacaron las asistencias sociales, a través de los dispositivos de baño adaptado, con 959 personas atendidas, las actividades de ocio y tiempo libre con mujeres o infancia, y las acciones de medio ambiente y de sensibilización para la prevención de accidentes en el medio acuático.

Hay que destacar que el pasado mes de abril, Cruz Roja recibió el Certificado AENOR del Sistema de Gestión Ambiental y de Calidad en la prestación de sus servicios de prevención, salvamento, socorrismo, asistencia sanitaria y baño asistido en las playas de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Cruz Roja, una vez más, quiere alertar a la población sobre los riesgos de las playas no vigiladas, para evitar el baño en las mismas. Asimismo, considera necesario que los Ayuntamientos cuenten con estos servicios de vigilancia en las playas que ahora no disponen de ello. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de los ahogamientos se produce en playas o zonas de baño no vigiladas.

Además, la organización también incide en la importancia de que se planifique la gestión de estos servicios de forma adecuada desde los ayuntamientos, con la antelación suficiente y asignándoles los recursos que se precisan, para garantizar unos criterios mínimos de calidad en la licitación de servicios de playas y en las condiciones de trabajo del personal adscrito a dichos servicios.

Apuesta por la prevención

La intervención de Cruz Roja también contempla campañas y acciones de carácter preventivo, con el fin de evitar los accidentes como las insolaciones, quemaduras solares, ahogamientos, golpes de calor, cortes de digestión o lesiones producidas por animales marinos, así como velar por el cumplimiento de las banderas y las indicaciones de los socorristas.

“Nuestra prioridad es garantizar la seguridad de las personas y por ello hacemos mucho hincapié en la prevención y promoción de actitudes seguras”, explican desde la Institución.