El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma recuerda que la revisión del IBI corresponde a la Dirección General del Catastro



El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma recuerda que la revisión del IBI corresponde a la Dirección General del Catastro

Julio Felipe explica que en 2008 se hizo una nueva valoración catastral que se ha fraccionado durante diez años

El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma recuerda que la revisión en el importe del Impuesto sobre Bienes Inmuebles en el municipio “se produce por iniciativa de la Dirección General del Catastro, nunca desde el propio Ayuntamiento”, señala el concejal de Economía y Cuentas, Julio Felipe, a raíz de las consultas de algunos ciudadanos.

El concejal explica que en el año 2008 la Dirección General del Catastro realizó una nueva valoración catastral de los bienes inmuebles del municipio, después de cerca de 20 años. En ese momento, para evitar una subida repentina de este impuesto, todos los grupos políticos con representación municipal acordaron de forma unánime que la actualización del IBI se hiciera de manera progresiva durante los siguientes diez años, de manera que 2018 es el último.

Julio Felipe señala que en 2015 el Ayuntamiento, atendiendo a la demanda vecinal, solicitó una nueva revisión de valores catastrales. Sin embargo, la oficina del Catastro ya tenía prevista una inspección en la isla, a raíz de la cual un número importante de vecinos del municipio debían actualizar o aportar documentación sobre sus bienes inmuebles y, en su caso, abonar las diferencias del valor catastral.

A principios de 2018 un equipo técnico de la Dirección General del Catastro visita La Palma y comunica al Ayuntamiento que una revisión actual de los valores catastrales sería inútil, ya que la próxima aprobación del Plan General de Ordenación obligaría a una nueva actualización. En la inspección que se está realizando en la isla, el equipo técnico no ha encontrado importantes alteraciones en los valores catastrales.

Por último, Julio Felipe recuerda que el Ayuntamiento “se halla inmerso en un plan económico de ajuste hasta el año 2023 que no permite una rebaja de impuestos. Excepcionalmente, y en vista que vamos consiguiendo los objetivos marcados en el plan, se nos ha permitido reducir determinadas tasas como las de coches eléctricos, obras menores y licencias de apertura”.