El Consorcio de Servicios recuerda una serie de buenas prácticas para la adecuada separación de residuos



El Consorcio de Servicios recuerda una serie de buenas prácticas para la adecuada separación de residuos
El Consorcio de Servicios recuerda una serie de buenas prácticas para la adecuada separación de residuos

Se pretende incidir en la correcta separación de residuos en sus respectivos contenedores.

El Consorcio de Servicios de La Palma recuerda una serie de buenas prácticas a tener en cuenta por parte de la población a la hora de separar de forma adecuada los residuos generados en los hogares, así como respecto a los horarios en los que se deben depositar las bolsas en los contenedores y la necesidad de no abandonar residuos en la vía pública.

El gerente del Consorcio de Servicios, Álvaro Duque, insiste “en la necesidad de la concienciación e implicación de la ciudadanía para la correcta separación de residuos en los distintos contenedores, así como las posibilidades que existen en los distintos municipios para deshacerse de residuos voluminosos o peligrosos. También tenemos que procurar depositar las bolsas en los contenedores en horarios próximos a la recogida y evitar líquidos”.

En el marco de la campaña Cinco cubitos tienes ahora, el Consorcio de Servicios, pretende que la población palmera se implique en la correcta separación de los residuos generados en origen, ya que cuanto mejor se separe en los hogares más fácil será la posterior gestión de los desechos de distinto tipo y más se podrán aprovechar.

Al contenedor verde, solo vidrio

Parece un mensaje claro y que no da lugar a error. No obstante, es importante recordar que el contenedor verde únicamente es receptor de envases de vidrio. Botellas, frascos de mermelada, etc. Nunca deben depositarse en este contenedor platos o tazas rotas, cristales o espejos. En 2017 La Palma separó 22 kilos por habitante al año.

El papel y cartón, al azul

En el contenedor azul pueden depositarse todo tipo de residuos de papel y cartón como cajas, folios, revistas o catálogos de publicidad. En el caso de las libretas con resorte, por ejemplo, deben separarse las hojas de la tapa, en caso de que no sea de cartón, y resorte, depositando únicamente los folios en el azul y el resto en el gris.

El amarillo, ¿para el plástico?

Pese a que en el lenguaje cotidiano se utiliza la palabra plástico para referirse a los residuos que deben depositarse en el contenedor amarillo, esta afirmación no es del todo cierta. El amarillo es receptor de envases ligeros como tetrabricks o bandejas de charcutería de plástico, pero hay otros tipos de plásticos que no deben depositarse en este contenedor como los que conformar determinados juguetes infantiles, por ejemplo.

En este contenedor también pueden depositarse latas de refresco o conservas o botes de desodorante, cremas de afeitar, etc.

Lo orgánico, siempre al marrón

El quinto contenedor que se suma a los que se ven habitualmente en la vía pública es el contenedor marrón, receptor de biorresiduos, es decir, de residuos orgánicos. En La Palma la recogida separada de esta fracción ya se lleva a cabo en cuatro municipios: El Paso, Fuencaliente, Los Llanos de Aridane y Villa y Puerto de Tazacorte.

En este contenedor deben depositarse restos de comida cruda o cocinada, peladuras de papas, cáscara de fruta, huevo o mariscos, espinas de pescado, huesos de carne, bolsitas de infusiones, posos de café, manteles o servilletas de papel manchados de comida, cajas de cartón con restos de alimentos, etc.

¿Y el contenedor gris?

El contenedor gris está destinado a recibir todos aquellos residuos que no puedan ser depositados en ningún otro receptor y no puedan ser aprovechados. Es importante que, en caso de tener dudas respecto a algún residuo, se busque información sobre dónde depositarlo o se tire al gris para evitar contaminar un tipo de residuo si se produce un error a la hora de separar adecuadamente los desechos.

Residuos voluminosos o peligrosos

En algunas ocasiones en los hogares se tiene residuos voluminosos como electrodomésticos, colchones o muebles que no pueden ser nunca abandonados en la vía pública. En el caso de los electrodomésticos, debemos tener en cuenta que, si compramos uno nuevo, la empresa que nos lo trae a casa debe llevarse el viejo y, si se trata de algo que desechamos por nuestra parte, debemos trasladarlo al punto limpio más cercano a nuestro domicilio. Lo mismo debemos hacer con los residuos voluminosos como muebles y con otros que pueden ser tóxicos o peligrosos como pintura o aceite de coche. En La Palma existen cuatro puntos limpios, situados en Breña Baja, Los Llanos de Aridane, Puntagorda y Tijarafe. Además, algunos ayuntamiento cuentan con el servicio de recogida de enseres.