En respuesta a la carta abierta que me han dirigido desdeUB-CC



En respuesta a la carta abierta que me han dirigido desdeUB-CC

Tengo claros mis pensamientos, objetivos e identidad política, pues éstos noson patrimonio exclusivo de unpartido político. Máxime si se aprecia que la organización política donde militaba se aleja de los objetivos para los que fue creada.

Algunosde los actualesconcejalesde Unión Bagañeta-Coalición Canaria, bajo el desconocimiento, hablan de mi trayectoriapolítica. La de ellos es muy corta. Pues solo se han limitado a concurrir a unas elecciones con las siglas de U.B. siglas éstas de las cuales yo fui unos de los principales fundadores.

Mi marcha, o el forzamiento a irme de Unión Bagañeta, no ha sido la única, pues haymuchos más compañeros/as que se han sentido desilusionados y se han visto en la obligación de irse.Y ahora, tanto yo como ellos/as somos libres y con nuestros pensamientos y preocupaciones políticas colaboramos con el partido político que nos sintamos identificados.

Cuando termine esta legislatura el actual alcalde llevará vinculado a la política municipal 36 años. Yo estuve 24 años y coincidimosambos en las mismas organizaciones políticas. Yo estuve 17 años y 8 meses gobernando y 6 años y 4 meses en la oposición y asumo mi cuota de responsabilidad tanto en los aciertos como en los errores.

Comentaban que mis iniciativas y propuestas sólo buscan una finalidad de campaña y electoralismo. No sabrán ustedes de qué va la política. Pero digan la verdad:En los últimos años he presentado numerosas propuestas por escrito, entregadas en mano. Viendo el poco caso que prestabany lo poco receptivos que eran a mis iniciativas, opté por presentarlas nuevamente en el registro de entrada del Ayuntamiento.

El Reglamento Orgánico municipal, el Reglamento de Participación Ciudadana y la Ley de Bases de Régimen Local son claros. Tenían tres meses para responder a las diferentes propuestas que he presentado a lo largo de esta legislatura.Sin embargo,no han contestado a ninguna. Estáclara la nula participación que dais, mostrando un talante poco democrático.

Se refieren en su misiva a que algunas iniciativas que he presentado son problemas que no surgen en la actualidad, sino que perduran en el tiempo y en distintas legislaturas. Pero parecen olvidar que hace más de 7 años que no estoy en el grupo de gobierno municipal.

Ahora bien, lo que si tengo claro es que la mayoría de las propuestas que he presentado son necesarias y deben ser atendidas. Pero tengan la seguridad de que,si ustedes no lo hacen o se sienten incapacitados para ello,ya llegará alguien al Ayuntamiento que las hará.

Un ejemplo es el de laúltima nota de prensa que publicamos sobre el piso tutelado de Tazacorte. Este fue cedido al Ayuntamiento desde marzo de 2014. En noviembre de 2015 presenté en el registro de entrada del Ayuntamiento un escrito con diferentes propuestas, entre ellas preguntaba por el uso de ese piso. No me respondieron en todo este tiempo y no hanhecho nada por darle el uso previsto a esa vivienda. Este es un clara muestra de problemas que la administración crea,alarga en el tiempo, y en diferentes legislaturas, como dicen, demuestran su incapacidad para resolver.

En cuento a la residencia de mayores es verdad queestaba diseñada para 24 plazas, pues de acuerdo alas medidas cumplía con la normativa de esos momentos. Pero no dicen que cuando lasobras estaban casi concluidas la normativa fue modificada y, en aplicación de la misma, se tuvo que reducir a 12 plazas. Decir ahora quesi se hubieran hecho las cosas mejor habría 24 plazas, es faltar a la verdad y revela mala fe.

Se intenta echar por tierra la labor que desempeñé como concejal de obras. La verdad que la ceguera y la ira no son buenas consejeras. Pues no deben olvidar, para otra vez, que cuando yo fui concejal, elAlcalde actual tenía el mismo cargo por entonces.Por tanto, él era el máximo responsable de la gestión municipal,y las siglas también eran las de UB-CC.

Sin lugar a dudas con la escasa participación que dan, el pasotismo de la gestión, la falta de ilusión, etc. ya tienen adquirido vuestro sello de identidad política. Por ello, cada vez más gente llega a la conclusión de que ustedes representan a un proyecto que está agotado y es necesario un cambio de rumbo.