Nueva Canarias se opone al desvío del tráfico de La Cumbre por el sur de la isla



Nueva Canarias se opone al desvío del tráfico de La Cumbre por el sur de la isla
Nueva Canarias se opone al desvío del tráfico de La Cumbre por el sur de la isla

Entre las razones que aluden desde Nueva Canarias está un mayor coste de los desplazamientos, así como un incremento de los tiempos de conducción y de la peligrosidad.

El Secretario de organización de Nueva Canarias, Miguel Ángel Pulido, considera que la alternativa propuesta por el Consejero de Infraestructuras del Cabildo Insular, desviando por la noche el tráfico este-oeste de la carretera de la Cumbre por la carretera general del sur de la isla, es “una ruta alternativa que puede calificarse también como más peligrosa”, como consecuencia de las obras que se están ejecutando en el tramo San Simón-Tajuya.

Según señalan desde NC, en la carretera general del Sur existen, como consecuencia de las obras, “frecuentes cortes” en la misma y hay “tramos en los que el firme es inexistente” y, en consecuencia, no hay “ningún tipo de señalización horizontal”, lo que dificulta la conducción de los vehículos, especialmente por la noche y en las zonas donde suele haber presencia de neblina. Por este motivo, además, advierten de que se incrementa la “peligrosidad” de esta vía.

Para Miguel Ángel Pulido, el Cabildo Insular debe gestionar las obras que tienen lugar en el antiguo Túnel de la Cumbre tratando de asegurar unas “condiciones de seguridad y accesibilidad”, pero “minimizando las molestias y afecciones a la movilidad de las personas y mercancías”. Y ello sería posible porque se puede habilitar de forma provisional, de acuerdo con la normativa, un “carril en sentido contrario al habitual (carril reversible)”.

Por ello, desde Nueva Canarias, creemos que en función de estas circunstancias, y de otras que se consideren relevantes deberá establecerse una ordenación alternativa de la circulación con el establecimiento de “un carril reversible de desvío provisional por el nuevo túnel, en sentido este-oeste”, adoptando varias medidas para la “limitación de la velocidad”, la “prohibición de adelantamientos” entre vehículos, una señalización vertical relacionada con esta ordenación, a lo que habría que añadir la “colocación de conos y balizamiento” de la separación de los carriles.

Esta medida, recuerda Miguel Ángel Pulido, se ha adoptado ya en numerosas ocasiones: cuando se han dado unas condiciones climatológicas adversas, cuando se han producido desprendimientos en esa zona o cuando se han realizado obras de mejora y refuerzo del firme de la antigua carretera, “sin que haya habido accidentes o problemas de seguridad”. Por tanto, no estamos “inventando nada nuevo”.