El Cabildo agiliza el desarrollo de proyectos en entornos de la Red Natura 2000



El Cabildo agiliza el desarrollo de proyectos en entornos de la Red Natura 2000
El Cabildo agiliza el desarrollo de proyectos en entornos de la Red Natura 2000

La Comisión de Evaluación Ambiental de La Palma aprueba una instrucción en la que regula qué proyectos deben contar con una evaluación de impacto ambiental antes de su puesta en marcha.

La Comisión de Evaluación Ambiental del Cabildo de La Palma (CEALP) ha aprobado una instrucción con la que se pretende agilizar el desarrollo de proyectos y actuaciones en la Red Natura 2000. En concreto, el documento pretende clarificar los procedimientos y la documentación necesaria que han de aportar los promotores para que éste órgano determine la procedencia o no de la evaluación de impacto ambiental.

“Se trata de una medida aprobada por la Comisión de Evaluación Ambiental de La Palma para arrojar luz en relación al trámite de evaluación de impacto ambiental de los proyectos que se desarrollen en Red Natura 2000, que supone en torno al 52% del territorio insular”, explica Gonzalo Pascual.

La Red Natura 2000 es una red europea de espacios protegidos cuya finalidad es garantizar el buen estado de conservación de especies y hábitats en Europa. Dentro de esta Red, La Palma cuenta con 30 espacios calificados como Zonas Especiales de Conservación (ZEC) en el ámbito terrestre y otras dos en el marino, además de ocho espacios declarados como Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

El consejero explica que “si el proyecto o actuación que se pretende ejecutar consiste en la reparación y/o mantenimiento de infraestructuras ya existentes se entiende que no afecta de forma apreciable a la Red Natura 2000 y, por tanto, que está exento del procedimiento de evaluación ambiental no siendo necesario remitir documentación alguna a la Comisión de Evaluación Ambiental, siempre y cuando se cumplan los condicionantes recogidos en la instrucción”.

Los condicionantes pueden ser: que no conlleve modificación en el trazado o en la volumetría; que no implique ocupación ni transformación de nuevo suelo; que no suponga la apertura de nuevos accesos o que no conlleve el asfaltado o impermeabilización del suelo. En esta instrucción se determinan, además, los pasos que se deben dar en cada uno de los proyectos para la realización de la evaluación ambiental si fuera precisa.

El órgano de evaluación ambiental, puesto en marcha por el Cabildo de La Palma, está integrado por cinco profesionales especializados en materia de ordenación territorial como son una jurista, una arquitecta, un biólogo, un licenciado en Ciencias Ambientales y una ingeniera forestal.