El Museo Arqueológico acoge una muestra que relaciona los orígenes comunes de la cerámica bereber del Rif y la benahoarita



El Museo Arqueológico acoge una muestra que relaciona los orígenes comunes de la cerámica bereber del Rif y la benahoarita
El Museo Arqueológico acoge una muestra que relaciona los orígenes comunes de la cerámica bereber del Rif y la benahoarita

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de La Palma y el Museo Arqueológico Benahoarita (MAB) organizan a partir de este lunes, 17 de diciembre, la exposición La cerámica femenina bereber del Rif: Orígenes comunes con los aborígenes de La Palma, que se podrá visitar hasta el 31 de enero del año próximo.

El consejero del área, Primitivo Jerónimo, destaca que se trata de la primera vez que esta muestra se presenta en Canarias y que ha supuesto un enorme esfuerzo económico y logístico conseguir traerla a la isla para el disfrute de la sociedad palmera y de quienes nos visitan.

La exposición consta de paneles informativos y una buena cantidad de piezas originales procedentes de la colección particular de Jorge Wagner y María José Matos, comisarios de la muestra, quienes han llevado a cabo una intensa labor de investigación entre diferentes comunidades bereberes de la zona montañosa del Rif marroquí.

La cerámica rifeña es la que más puramente ha guardado las raíces amazigh de todo Marruecos. Esta cerámica, realizada exclusivamente por mujeres, comparten con la cerámica aborigen canaria, aparte de un origen común y de ser hechas por mujeres, su técnica de fabricación: modelada sin torno, bruñida, con decoración generalmente con motivos geométricos y una cierta similitud sobre todo con la cerámica Gran Canaria.

La cocción de las piezas se realiza en horneras en el suelo a cielo abierto. Esta técnica, que poco varía de las primitivas cerámicas neolíticas, ha sobrevivido en el Rif hasta nuestros días a pesar de la presión colonizadora ejercida en esta parte de la costa mediterránea por fenicios, cartagineses, romanos, árabes y posteriormente europea.

Jorge Pais, director del Museo Arqueológico Benahoarita, resalta el interés de esta exposición por sus paralelos y raíces con los cuencos de barro que realizaban los aborígenes canarios, tanto en tipología como en algunos de sus elementos decorativos, siendo un claro reflejo de las influencias entre ambas comunidades, a pesar de que estos últimos dejaron de producirla hace más de 500 años. Además, sirve para resaltar el papel femenino en este tipo de industrias artesanas, reivindicando su participación tanto en el mundo material como el espiritual y simbólico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario