El Gobierno de Canarias refuerza su compromiso para lograr una sociedad plenamente igualitaria



El Gobierno de Canarias refuerza su compromiso para lograr una sociedad plenamente igualitaria
El Gobierno de Canarias refuerza su compromiso para lograr una sociedad plenamente igualitaria

Aprueba una declaración institucional con motivo del Día Internacional de la Mujer en la que alerta del peligro de retrocesos y destaca la necesidad de fortalecer la colaboración, implicación y unidad de todos los sectores.

El Gobierno de Canarias ha aprobado hoy una declaración institucional con motivo de la celebración el próximo 8 de marzo, del Día Internacional de la Mujer, en la que refuerza su compromiso para contribuir a transformar el actual modelo social en una comunidad plenamente igualitaria, con los mismos derechos y deberes para mujeres y hombres, un propósito, indica, que debe ser también el objetivo irrenunciable del conjunto de la ciudadanía para lograr una sociedad mejor, más solidaria y respetuosa.

“Ante la próxima conmemoración del Día Internacional de la Mujer, mantenemos nuestra férrea y constante voluntad para combatir la persistencia y la reproducción de las desigualdades, directas e indirectas, remarcamos nuestra convicción para consolidar los progresos y evitar retrocesos en derechos y libertades, y aseguramos nuestra firmeza para seguir impulsando el empoderamiento y la participación de las mujeres y para acabar con la violencia de género”, señala el Ejecutivo canario en el texto institucional.

Recuerda que las estadísticas y los estudios de diagnóstico social y económico y, sobre todo, la realidad del día a día, continúan reflejando una estructura de posiciones sociales desiguales entre mujeres y hombres que se reproduce en todos los ámbitos, públicos y privados, y que padecen las mujeres por el mero hecho de serlo.

Señala que actualmente la lucha por la consecución de la igualdad se enfrenta al peligro de la involución, por lo que afirma que es imperiosa la necesidad de fortalecer la colaboración, implicación y unidad de todos los sectores de la sociedad, no solo para evitar el más ínfimo retroceso, sino para seguir dando pasos que conduzcan a terminar con el actual espejismo que supone la consideración legal de la igualdad que poco tiene que ver con la igualdad real.

Texto completo:

“La igualdad de mujeres y hombres es un derecho fundamental recogido en diferentes normas jurídicas, pero, aunque las leyes son indispensables, las estadísticas y los estudios de diagnóstico social y económico y, sobre todo, la realidad del día a día, continúan reflejando una estructura de

posiciones sociales desiguales entre mujeres y hombres que se reproduce en todos los ámbitos, públicos y privados, y que padecen las mujeres por el mero hecho de serlo.

Las mujeres hacen frente a brechas que tienen que ver con roles y estereotipos de género, que están marcadas por unas relaciones desiguales de poder. La desigualdad, que simboliza la discriminación hacia las mujeres frente a los privilegios de los hombres, son el resultado de estructuras sociales enraizadas en construcciones erigidas con patrones masculinos que invisibilizan, menosprecian, y maltratan a las mujeres. Fabricaciones que, sin lugar a duda, se pueden y se deben modificar, pero primero, la desigualdad nos tiene que preocupar e importar.

A este Gobierno nos preocupa, y mucho, y desde el inicio de legislatura hemos postulado como uno de nuestros principales objetivos la consecución de la igualdad real y efectiva. En nuestro ámbito de actuación hemos venido dando pasos para contribuir a trasformar el actual modelo social en una comunidad plenamente igualitaria, con los mismos derechos y obligaciones para mujeres y hombres. Y creemos que ese mismo desvelo debe ser la meta, el objetivo irrenunciable de toda la ciudadanía canaria.

Con el lema ‘Imparables’ el Instituto Canario de Igualdad dedica este año su cartel conmemorativo a los 25 años de políticas de igualdad en Canarias, desde que en 1994 se aprobó la Ley del Instituto Canario de Igualdad. Años en los que se han asumido acuerdos internaciones, se han aprobado leyes de igualdad y para la prevención de violencia de género, se han desarrollado políticas transversales, se han puesto en marcha programas y recursos específicos y se han denunciado las discriminaciones, al tiempo que se ha apoyado al movimiento asociativo de mujeres como pieza fundamental en la defensa de la igualdad.

Ante la próxima conmemoración del Día Internacional de la Mujer, mantenemos nuestra férrea y constante voluntad para combatir la persistencia y la reproducción de las desigualdades, directas e indirectas, remarcamos nuestra convicción para consolidar los progresos y evitar retrocesos en derechos y libertades, y aseguramos nuestra firmeza para seguir impulsando el empoderamiento y la participación de las mujeres y para acabar con la violencia de género.

Seguiremos, asimismo, haciendo cuantos esfuerzos sean precisos para conseguir la total implicación de la ciudadanía que permita un verdadero cambio estructural que posibilite la igualdad sustantiva.

La multitudinaria respuesta social de los últimos años para demandar la plena igualdad entre mujeres y hombres, impulsada por el movimiento feminista, nos demuestra al conjunto de la ciudanía que vamos por el camino correcto para convertirnos en una sociedad mejor, más solidaria y respetuosa con los derechos y libertades de todas las personas. Nos indica que transitamos por una senda hacia una nueva sociedad, la que se merecen las mujeres y la que debemos dejar a las generaciones futuras.

No obstante, la experiencia de décadas de reivindicaciones demuestra que la consecución de la total igualdad es un reto arduo, y actualmente este propósito se enfrenta al peligro de la involución, por lo que es imperiosa la necesidad de fortalecer la colaboración, implicación y unidad de todos los sectores de la sociedad, no solo para evitar el más ínfimo retroceso, sino para seguir dando pasos que conduzcan a terminar con el actual espejismo que supone la consideración legal de la igualdad que poco tiene que ver con la igualdad real.

Los valores que determinan la igualdad de género deben ser sólidos y estar ampliamente instalados en la conciencia colectiva para que su efecto sea transcendente y definitivo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario