El Cabildo redacta el plan insular de actuación ante posibles inundaciones



El Cabildo redacta el plan insular de actuación ante posibles inundaciones
El Cabildo redacta el plan insular de actuación ante posibles inundaciones

El documento contemplará la descripción y localización de elementos o instalaciones que puedan dar origen a una situación de emergencia y los medios humanos y materiales disponibles para afrontarla.

El Cabildo ha puesto en marcha el proceso de redacción del Plan de Actuación por Inundaciones de La Palma (PAINPAL), en cumplimiento de lo establecido por el Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo de Inundaciones de Canarias (PEINCA).

La redacción del documento ha sido encomendada a la Cátedra de Reducción del Riesgo de Desastres de la Universidad de La Laguna, que tiene ahora un plazo de 12 meses para elaborarlo.

El contenido de los planes insulares viene determinado por el PEINCA, que también establece cuáles son, en cada isla, las zonas de mayor riesgo de inundaciones. En La Palma estas zonas son las colindantes a los barrancos de Las Nieves, de Las Angustias y de La Paloma.

“El documento definirá las acciones a desarrollar para el control inicial de una emergencia por inundaciones, garantizando la alarma, la evacuación y el socorro”, explica la consejera de Seguridad y Emergencias, Carmen Brito.

El plan incorporará, además, entre otros aspectos, la descripción y localización de los elementos, instalaciones o procesos de producción que puedan dar origen a una situación de emergencia o incidir de manera desfavorable en el desarrollo de la misma.

Asimismo, el plan insular incorporará un inventario y descripción de las medidas y medios humanos y materiales de los que dispone cada entidad para controlar los riesgos detectados, enfrentar una situación de emergencias y facilitar la intervención de los servicios externos de emergencias.

“La Palma ha vivido a lo largo de su historia varias inundaciones, algunas de ellas, en el siglo pasado, de trágico recuerdo. La más reciente, en 2013, provocó desprendimientos, afectó al tráfico marítimo y aéreo y causó un cero energético en la isla”, recuerda la consejera.

“Es innegable que en las últimas décadas la seguridad de la ciudadanía ha aumentado debido, principalmente, a una mejor ordenación y control de las construcciones, la canalización de los barrancos y la mejora de las infraestructuras. Aún así, debemos seguir implementando todas las medias que sean necesarias para reducir al mínimo los posibles daños humanos y materiales”, añade.

No hay comentarios:

Publicar un comentario