El Cabildo remite de nuevo al Ayuntamiento el proyecto de la Avenida Marítima de la capital ante la falta de previsión de usos y servicios básicos en su elaboración original



El Cabildo remite de nuevo al Ayuntamiento el proyecto de la Avenida Marítima de la capital ante la falta de previsión de usos y servicios básicos en su elaboración original
El Cabildo remite de nuevo al Ayuntamiento el proyecto de la Avenida Marítima de la capital ante la falta de previsión de usos y servicios básicos en su elaboración original

La decisión ha sido tomada ayer por unanimidad en la Comisión de Seguimiento de Zona Comercial Abierta, de la que forma parte el Consistorio.

La medida solo afecta a elementos de superficie y no retrasará el plazo previsto de finalización de los trabajos

El Cabildo remitirá de nuevo al Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma el proyecto de la Avenida Marítima tras el acuerdo unánime de la Comisión de Seguimiento de Zona Comercial Abierta para la obra, celebrada ayer.

En dicha reunión de la comisión, junto al consejero de Promoción Económica y Comercio, Jordi Pérez Camacho, y el consejero de Infraestructuras, Juan Ramón Felipe, han participado el alcalde de la capital, Juan José Cabrera; representantes de los comerciantes y vecinos, el equipo técnico del Cabildo y del Ayuntamiento, así como responsables de la empresa que ejecuta las obras.

“Hemos adoptado esta decisión por unanimidad porque se ha puesto de manifiesto que el proyecto aprobado inicialmente carece de planificación de algunos elementos para la prestación de servicios fundamentales como la recogida selectiva de basuras, por ejemplo”, señala Jordi Pérez Camacho.
En este sentido, el consejero explica que el proyecto no determina dónde irán ubicados los contenedores o si estos han de ser soterrados o no.

“El proyecto no ha previsto el acondicionamiento de la acera del lado del mar para que esta sea compatible con el futuro carril bici”, señala por su parte el consejero de Infraestructuras, Juan Ramón Felipe.“Tampoco contempla las especificaciones necesarias en cuando al futuro uso de la vía y su configuración final como plataforma comercial”, añade.

“Todas estas son decisiones que debe tomar el Ayuntamiento y que, en su momento, cuando se aprobó el proyecto, no se tomaron por su parte. Hay que afrontar ahora estas correcciones, cuando aún se pueden hacer sobre el papel y no interrumpen los plazos de ejecución, porque no tendría sentido acometerlas más adelante con la obra finalizada”, recalca Jordi Pérez Camacho.

“La falta de previsión en la planificación de las obras hace que casi todos los proyectos que está ejecutando el Cabildo se tengan que ir a un proceso de modificado, cuando este no es el procedimiento normal de ejecución de las obras”, añade.

El proyecto será ahora remitido por el Cabildo al Ayuntamiento, que tendrá un plazo de 15 días para analizarlo e incorporar todas las especificaciones que no incorporó en su momento.

Tal y como han asegurado los equipos técnicos de ambas administraciones y los responsables de la empresa ejecutante, este nuevo trámite no retrasará en modo alguno la fecha prevista de finalización, ya que solo afectaría a las obras en superficie que aún no han empezado a ejecutarse, puesto que los trabajos están aún en fase soterrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario