CC remite al Gobierno una nueva propuesta de medidas para autónomos, sector primario, turismo e industria



CC remite al Gobierno una nueva propuesta de medidas para autónomos, sector primario, turismo e industria
CC remite al Gobierno una nueva propuesta de medidas para autónomos, sector primario, turismo e industria

Los nacionalistas proponen acciones a corto y medio plazo para evitar la destrucción de empleo y minimizar el daño económico a las familias

Estas propuestas completarían las ya aprobadas por el Estado y tendrían una clara incidencia en las islas

Barragán: “Podemos anticiparnos a los escenarios más desfavorables, lo que nos haría ganar tiempo en el proceso de recuperación”

Se deben hacer todos los esfuerzos posibles por garantizar rentas para evitar la ruptura de la cohesión económica y social del Archipiélago


El secretario general de Coalición Canaria-PNC, José Miguel Barragán, ha vuelto a remitir en la tarde de ayer al presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, una carta en la que se recoge un paquete de medidas sociales y económicas elaborado por la formación nacionalista con el objetivo de “sumar” en la elaboración de iniciativas que ayuden a paliar las consecuencias de la crisis generada por el COVID-19 y lograr que los canarios y canarias puedan volver a la normalidad “cuanto antes”. Esta es la segunda misiva con medidas que los nacionalistas canarios remiten al Gobierno de Canarias para “con la voluntad de colaborar y cumpliendo con la responsabilidad que conlleva ser el principal grupo de la oposición, ayudar a superar esta situación”.

En el documento remitido por CC-PNC, en cuya redacción se ha contado con la opinión de representantes de los sectores productivos, economistas y la experiencia en a gestión de líderes nacionalistas, se articulan casi una treintena de medidas destinadas a minimizar el daño económico a las familias, garantizar puestos de trabajo y evitar un daño permanente a la economía de las islas. Este paquete de medidas tendría un ámbito de acción a corto, medio y largo plazo para permitir la recuperación total del empleo y contiene medidas que están en el ámbito competencia de las administraciones canarias así como otras que deben ser demandadas al Estado.

En su escrito, Barragán valora positivamente las medidas anunciadas por el Gobierno de España, sobre todo aquellas que garantizan la protección social para las personas más vulnerables y aquellas que suponen un incentivo a las empresas para mantener el empleo, “pero muchos nos tememos que será insuficiente a medio y largo plazo ante la enorme gravedad de la situación a la que nos enfrentamos” y por ello, avanza en la necesidad de “ampliar las ayudas todo lo que sea necesario y asegurarse de que lleguen a quien tengan que llegar con rapidez y eficacia, lo que supone un reto para todas las administraciones públicas, entre ellas para el Gobierno de Canarias, los Cabildos y los Ayuntamientos”.

En este sentido, y dejando claro que lo prioritario es salvaguardar la salud de nuestra sociedad, también es vital “hacer todos los esfuerzos posibles por garantizar rentas para evitar la ruptura de la cohesión económica y social del Archipiélago” y habilitar medidas más contundentes a las llevadas a cabo acordes a las necesidades que vayan surgiendo. En este sentido, Barragán advierte que, aunque el tiempo parece que puede ser menor respecto a las crisis anteriores, “la intensidad va a ser mucho mayor” porque estamos ante un problema de mercado integral, dado que ni la oferta puede producir ni vender, ni la demanda puede adquirir bienes ni servicios de determinados sectores, desapareciendo el intercambio. Así, apunta “no podemos predecir el futuro, pero sí anticiparnos a los escenarios más desfavorables, lo que nos haría ganar tiempo en el proceso de recuperación”.

En ese análisis, Barragán le traslada al presidente canario unas estimaciones que cifran que prácticamente un 0,2% de nuestro crecimiento económico se puede ver comprometido por cada 10% de PIB afectado por semana que vaya transcurriendo “y, como el empleo es consecuencia del crecimiento económico, parte de la estructura económica corre el riesgo de desaparecer y, con ella, el empleo en porcentajes similares, con el consiguiente incremento de la tasa de paro”.

Por ellos los nacionalistas han planteado de nuevo estas medidas porque “existe margen suficiente para impulsar medidas paralelas que necesitan desarrollarse ya, desplegando ahora más que nunca todos los instrumentos que dispone nuestro Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF)”

La casi treintena de medidas tendrían impacto en todos los sectores productivos con especial incidencia en los autónomos, el sector primario, el turismo y la industria local y todas tienen por objetivo evitar la pérdida de empleo. Para ello, la administración debe jugar un papel “fundamental” en el sentido de agilizar trámites que permitan el desarrollo de la obra pública y facilitar el acceso a ayudas y subvenciones. Así, los nacionalistas proponen, entre otras medidas a desarrollar por la Administración, “decretar el ‘carácter de urgencia’ para todos los procesos administrativos, tales como las contrataciones, subvenciones, previstas para el año 2020, con el objetivo de favorecer e impulsar la inversión pública en Canarias, simplificando los procedimientos”, además de la utilización del procedimiento simplificado de contratación potenciando el uso del silencio administrativo positivo. Por parte de la administración también “anticipar o agilizar todas las convocatorias de ayudas o subvenciones en líneas y programas ya abiertos por la administración de tal forma que primero se entrega la ayuda y luego se revisa el cumplimiento de los requisitos”. Así, con carácter general, se aplicará la declaración responsable o la comunicación previa, con control posterior.

Proponen los nacionalistas también el desarrollo de un plan de choque coordinado entre el Gobierno de Canarias, Cabildos y Ayuntamientos de las islas “para facilitar ayudas directas a personas y empresas afectadas directamente por la situación de cierre empresarial, reducción de la demanda o bajas motivadas por la crisis sanitaria”. Estas ayudas de emergencia serán distribuidas por las entidades mencionadas o por entidades colaboradoras cofinanciadas por los tres niveles de la administración con objeto de cubrir la pérdida de renta derivada de la crisis sanitaria o por desempleo durante un periodo inicial de tres meses prorrogables.

En cuanto a las personas más vulnerables, los nacionalistas proponen que se garanticen rentas, “habilitando un subsidio complementario a la prestación por desempleo dirigido hacia aquellas unidades familiares en donde todos sus miembros han perdido su empleo de forma permanente o temporalmente como consecuencia de la crisis sanitaria”.

Asimismo, demanda que el Gobierno del Estado autorice el uso del superávit para gasto social, sanitario y ayudas e inversiónes en la economía que ayudan a paliar los efectos de la crisis sanitaria.

En cuanto a la Comunidad Autónoma, también plantea CC-PNC “la reducción del IGIC a los sectores económicos especialmente afectados por esta crisis para el actual ejercicio” y la suspensión de las presentaciones y autoliquidaciones de impuestos y cotizaciones sociales de al menos los meses de marzo y abril, para PYMES y autónomos, así como la prórroga, de como mínimo el 31 de julio, del periodo de aplazamiento voluntario de deudas tributarias para PYMES y trabajadores autónomos. Los nacionalistas proponen también que este periodo de aplazamiento debe incrementarse desde los 6 meses previstos, a un año, sin intereses; asimismo, la cuantía máxima de aplazamiento debe incrementarse de 30 a 100 mil euros.

Siguiendo con las medidas que pueden tomar las administraciones en el ámbito canario, los nacionalistas proponen que los Ayuntamientos aprueben una exención de IBI e IAE y cualquier otra tasa o tributo para las empresas y autónomos, con cargo al superávit de las corporaciones locales, durante el periodo que permanezcan cerradas, y rebaja de los mismos para aquellos establecimientos que sigan abiertos durante el tiempo que dure la crisis.

Con el fin de permitir que las empresas tienen liquidez, CC-PNC propone el adelanto del pago de las administraciones a los proveedores, estableciendo mecanismos de control simplificados y reforzando los servicios de tesorería e intervención.

Sector primario
Para proteger en esta crisis al Sector Primario, los nacionalistas proponen al presidente canario la obligatoriedad a las grandes cadenas a comprar el producto fresco local y ponerlo en los lineales a disposición de los consumidores así como ayudas específicas para el sector primario que ya venía arrastrando una situación crítica en los últimos tiempos, debido fundamentalmente a la continuada sequía y adversas condiciones meteorológicas, que sumado a las bajas condiciones competitivas a las que se enfrenta, obligaba a una actuación coordinada de las Administraciones Públicas y la Sociedad en su conjunto para su recuperación.

Los nacionalistas explican que hay que tener en cuenta que el sector primario tiene un coste que no tienen otras industrias que pueden parar su fabricación, este sector no puede parar de producir leche o carne y derivados de los mismos, así como los frutales y otros árboles. Ello conlleva gastos de alimentación, insumos y agua entre otros. Por lo tanto, debe ser un objetivo primordial de la administración canaria “proteger al sector que sigue suministrando alimentación al conjunto de la sociedad. Por ello, para este sector productivo proponemos una serie de medidas que van desde campañas de promoción y consumo del producto fresco local de cada una de las islas al adelanto de las ayudas al sector primario (POSEI) y Fondo Europeo Marítimo Pesquero (FEMP)” y a la obligatoriedad a las grandes superficies a la compra de los productos frescos locales.

Pero no solo eso, para garantizar la pervivencia de un sector vital como es el sector primario los nacionalistas proponen “ayudas al sector primario en la compra de alimentación (aumento de la ficha financiera del REA) y en la reducción de costes como el del agua” además de la eliminación de las cuotas a la seguridad social de los autónomos del sector, así como el de las empresas.

Convertir a GMR en el gran comercializador del sector primario e intermediario con las grandes superficies y adelantar el pago de los productos frescos a las empresas agrarias, ganaderas y pesqueras, apoyos específicos para el sector de flor cortada o garantizar el funcionamiento y horarios de los Mataderos y Laboratorios de salud animal y vegetal para que se puedan certificar los controles y la garantía sanitaria”, son otras de las propuestas nacionalistas.

Industria y energía
Para los nacionalistas, es crucial en estos momentos adoptar medidas para garantizar el suministro energético de las islas y por ello es necesario “exigir a las empresas suministradoras y de transporte las máximas garantías para que no se produzcan carencias en el suministro energético y mucho menos situaciones no deseadas de ceros energéticos” así como garantizar también el suministro de combustible en todas las islas, especialmente las denominadas islas verdes.
Autónomos

En su carta, Barragán plantea “la exención de las cotizaciones a la seguridad social de PYMES y trabajadores autónomos de todos los sectores afectados, durante el periodo de afectación principal”, la bonificación del 100% de la cuota a los autónomos y empresas de menos de 10 empleados durante el tiempo que dure la crisis y bonificación del 50% durante los seis meses posteriores y ampliación automática de dos años más de la tarifa plana de autónomo así como priorizar el crédito para dar liquidez a las empresas con “intereses cero”.

Los nacionalistas también plantean la necesidad de adecuar los módulos del IRPF e IGIC para el ejercicio 2020, con la consiguiente reducción, a tenor de los efectos sectoriales que se vayan produciendo, y/o territorialmente por la afectación de cuarentenas además de la suspensión de todos los vencimientos bancarios correspondientes a devolución de préstamos, incluyendo intereses y amortizaciones.

Otra propuesta de apoyo a autónomos y pymes es la suspensión del pago del alquiler durante un plazo de 3 meses para las empresas y autónomos que hayan debido cerrar su actividad a causa de las medidas adoptadas para combatir la epidemia del COVID-19.

Plantea CC la necesidad además de que se cancele el proceso de consulta abierto por el Ministerio de Hacienda para la aplicación de una tasa para el transporte aéreo, así como la suspensión de todos los incrementos de tipos impositivos anunciados por el Gobierno de España y de Canarias y la revisión del tratamiento fiscal de las cancelaciones y cambios (por ejemplo, recuperación del IGIC repercutido en pagos anticipados cuando no se ha producido el viaje y se ha ofrecido al viajero un cambio a determinar en un futuro).

Finalmente, y dentro también de las medidas de carácter impositivo, plantean que se demande al Estado la bajada del tipo del Impuesto de Sociedades y eliminación de las restricciones introducidas a la hora de aplicar créditos fiscales y se permita la libertad de amortización fiscal de todas las nuevas inversiones. Además de la paralización de la tramitación del Impuesto de Servicios Digitales.

Y para garantizar la conectividad una vez termine el estado de alarma, y para que nuestro mercado turístico vuelva a ser competitivo, “la exención de las tasas aéreas durante, al menos, un periodo de un año y flexibilizar las reglas de asignación de franjas horarias (slots) para que las compañías aéreas no pierdan el horario asignado para operar una ruta en caso de que hayan reducido su actividad a causa del coronavirus, pues se trata de una situación excepcional”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario