El Obispado suspende la Bajada de La Virgen 2020 por el COVID-19



El Obispado suspende la Bajada de La Virgen 2020 por el COVID-19
El Obispado suspende la Bajada de La Virgen 2020 por el COVID-19

Comunicado en torno a la Bajada de la Virgen de las Nieves 2020

La diócesis Nivariense ha comunicado, a través de un mensaje del Obispo Álvarez, una importante decisión en torno a la Bajada de la Virgen de las Nieves, en la isla de La Palma.

Comunicado Íntegro:


«En primer lugar, aprovecho esta ocasión para:

Saludar a los enfermos en general, y de modo singular a los afectados por el “coronavirus”. Para todos ellos pido a Dios por su pronta recuperación.

Saludo, con reconocimiento y gratitud, a todas personas que, en distintos servicios, cuidan de los enfermos en los hospitales; y, también, a quienes cuidan de nuestros mayores en distintas residencias geriátricas. Para todos pido que Dios les de fortaleza y buen ánimo en medio de las dificultades y riesgos que supone su trabajo.

Saludo a los familiares de las personas fallecidas. Que Dios les de fortaleza y consuelo en estos momentos de adversidad, en los que, junto a la perdida de sus familiares, sufren el no poder despedirlos como desearían.

Reconocimiento y gratitud para con todos los que desde cualquier ámbito están luchando por protegernos del contagio e impedir que se siga propagando: Autoridades, cuerpos y fuerzas de seguridad, policías locales, ejército.

También un saludo agradecido a todos los voluntarios que colaboran con distintos servicios en favor de los más necesitados.

También, reconocimiento y gratitud por la solidaridad de muchas personas y empresas que están compartiendo sus bienes para ayudar a los más desfavorecidos, tanto de forma directa como a través de las ONGs.

En fin, un saludo para todas las familias y en ellas, de modo particular, saludo con todo afecto a las personas mayores y a los niños.

Y como no, un saludo a todos mis compatriotas palmeros que son los más directamente implicados en este comunicado que paso a leerles».

EN ESTE AÑO LUSTRAL Habiendo consultado al Sr. Alcalde de Santa Cruz de la Palma, y al Presidente del Cabildo Insular de la Palma. Y habiendo dialogado conjuntamente con el Vicario Episcopal y arciprestes de la isla La Palma, así como con el Rector del Santuario de las Nieves y los párrocos de Santa Cruz de La Palma, estando todos de acuerdo, desde el Obispado de Tenerife, tenemos a bien emitir el siguiente comunicado en relación con la LXIX Bajada de la Virgen de las Nieves, programada para celebrar en los meses de junio, julio y agosto del presente año 2020.

Hace casi 350 años, en 1676, el entonces obispo de Canarias, Bartolomé García Jiménez, comprobando la devoción de La Palma por la Virgen de las Nieves “juzgó por conveniente que dicha Santa Imagen de Nuestra Señora de las Nieves se traiga a esta ciudad, a la Iglesia Parroquial, cada cinco años”, y dispuso “que se comenzase el quinquenio el año de 1680 y de allí en adelante…”. Este compromiso lustral se ha celebrado ininterrumpidamente desde entonces hasta hoy (68 veces hasta 2015). Además, en algunas ocasiones la imagen de la patrona palmera ha sido trasladada a la capital en rogativas y celebraciones extraordinarias.

El propio Viera y Clavijo, en su obra Noticias de la Historia General de las Islas Canarias, dice que “el obispo don Bartolomé Ximénez fue el que, atendiendo a la universal devoción que profesaban aquellos naturales a Nuestra Señora de las Nieves, cuyo patrocinio imploraban de tiempo inmemorial en los conflictos de volcanes, falta de lluvias, langosta, epidemias, guerras y correrías, dispuso que se llevase cada cinco años desde su santuario a la ciudad, en la víspera de la Purificación, para que en la parroquia del Salvador se celebrase un octavario con muy solemnes fiestas…”.

Por otro lado, antes de la fundación de la Bajada, la imagen de la Virgen de las Nieves fue traída a Santa Cruz de La Palma en rogativa en varias ocasiones.

En este año lustral de 2020, buena parte del planeta vive el azote de una pandemia que está causando numerosas muertes, llevando sufrimiento y dolor a millones de personas. Canarias y La Palma también padecen esta emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19. Vivimos en un estado de alarma que supone, para la mayoría de la población, vivir confinados en nuestros domicilios, todo lo cual nos ha hecho cambiar no pocas cosas en nuestra cotidiana convivencia.

En este contexto, los preparativos para la LXIX Bajada de la Virgen de las Nieves han sido interrumpidos hace ya semanas. Las previsiones que se vienen realizando sobre la evolución de esta pandemia, las medidas que su contención y superación requieren, con honda incidencia en la vida personal y social de esta isla, así como la incertidumbre de cara al futuro inmediato, nos llevan a comunicar con dolor hoy, realizadas las oportunas consultas, lo siguiente:

Se suspende la celebración, en los meses previstos del presente año 2020, de la LXIX Bajada de la Virgen de las Nieves.

Conscientes de la importancia que la Bajada de la Virgen de las Nieves tiene para todos los palmeros, así como teniendo presente la repercusión religiosa, cultural, social y económica que la Bajada para toda la isla de La Palma, HACEMOS SABER que se prevé la celebración de una Bajada -con todos sus componentes habituales- en una fecha extraordinaria que, en coordinación con todas las instituciones implicadas, oportunamente se señalará. Todo ello, lógicamente, una vez que haya finalizado la actual emergencia sanitaria y se permitan las concentraciones humanas que la Bajada supone. A partir de ahí se establecerá la fecha precisa, con el margen de tiempo suficiente para realizar adecuadamente los preparativos que tan señalado acontecimiento mariano requiere.

En el caso de que, en lo que queda del presente Año de Lustral Bajada de 2020, las disposiciones de las autoridades sanitarias permitiesen algún acto exclusivamente religioso, en sintonía con el espíritu del compromiso votivo de La Palma con su patrona para los tiempos de calamidades públicas, el mismo se llevaría adelante en el modo y la forma en que sea posible y que, en estos momentos, no es realista anticipar.

Durante el mes de mayo, mes singularmente mariano en la vida de la Iglesia, se celebrará, de modo telemático, un Octavario de rogativa en el Santuario de la Virgen de Las Nieves, pidiendo por el fin de esta pandemia, el descanso eterno de los difuntos, la salud de los enfermos, los afectados por las consecuencias sociales y económicas de esta crisis, así como dando gracias por las personas que realizan servicios esenciales para el mejor desarrollo posible de la vida y por cuantos investigan y trabajan para concluir esta emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Damos las gracias a cuantos durante este tiempo han estado trabajando con entusiasmo y fe en los preparativos de la cita lustral de La Palma con su patrona. Ningún esfuerzo hecho con cariño resulta vano. Tengamos por cierto que más pronto que tarde esta generación, unida a cuantas nos han precedido durante siglos, volverá a “cantar las glorias de la inmortal María” la cual recibirá “de este pueblo en su cariño inmenso, cual perfumado incienso, la fe del corazón”.

En San Cristóbal de La Laguna, a 22 de abril de 2020

Fuente: Obispado de Tenerife.

No hay comentarios:

Publicar un comentario