La Quinta Verde mantiene todo el encanto y valor en su décimo quinto aniversario como BIC



La Quinta Verde mantiene todo el encanto y valor en su décimo quinto aniversario como BIC
La Quinta Verde mantiene todo el encanto y valor en su décimo quinto aniversario como BIC

La edil de Patrimonio Histórico, Melissa Hernández, destaca la importancia tanto patrimonial como inmaterial de la finca

La hacienda Quinta Verde de Santa Cruz de La Palma, donde el grupo Taburiente nos desveló un día que la Luna hace el amor, cumple hoy domingo 26 de abrilsu décimo quinto aniversario como Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Monumento, una declaración que ha permitido salvaguardar la casona que preside la finca y su majestuoso entorno natural ubicado en la parte alta de la avenida de El Puente.


La Quinta Verde, uno de los inmuebles más genuinos de la ciudad, fue construida entre los años 1672 y 1690 y es uno de los ejemplos más representativos del tipo arquitectónico de hacienda de campo próxima al núcleo urbano, a lo que suma sus propias singularidades que la han rodeado con el paso del tiempo de una aureola de misterio, encanto y leyendas.

La casona está conformada por dos núcleos bien diferenciados, separados por un patio intermedio: en el primer núcleo están las casas y en el segundo se encuentran la bodega, el lagar y el palomar. La vivienda de los señores, la parte noble de esta edificación, se distingue por la presencia de elementos cultos y por su riqueza decorativa.

La concejala de Patrimonio Histórico, Melissa Hernández Ramos, ha subrayado además “la importancia de los elementos no tangibles” de la hacienda, como demuestra la leyenda de la Dama Blanca, el ramillete de poetas y escritores que vivieron en su casona desde el siglo XVIII hasta el XX, como Nicolás Massieu Salgado o Leocricia Pestana Fierro y la memoria oral de las familias que sirvieron como medianeros de la finca, como los Plata, los Matos o los Martín Francisco.

En la declaración de la Quinta Verde como BIC se hace especial hincapié no sólo en los bienes arquitectónicos o etnográficos de la hacienda, sino que también se reconoce el valor notable de su área natural, antiguamente de uso agrario y adaptado a la orografía del entorno escalonado, y en especial a su palmeral como reducto del bosque termófilo en Santa Cruz de La Palma.

Melissa Hernández, que se encontraba inmersa antes del inicio de la pandemia en el diseño de un acto entrañable para este aniversario y que se tendrá que celebrar en otra ocasión en cumplimiento del decreto nacional para evitar la expansión del coronavirus, ha subrayado “el interés que la Administración Local ha proyectado en los últimos tiempos para la dinamización de este bien colectivo mediante la organización de actividades infantiles, conciertos, visitas guiadas y presentaciones de libros con las que hemos contribuido a dar a conocer a la ciudadanía el encanto de la Quinta Verde”.

De todas formas, la concejala ha reconocido que “el aprovechamiento de la hacienda sigue siendo insuficiente y desde el Grupo de Gobierno tenemos el firme compromiso de incrementar las acciones para lograr que sea de verdad una referencia para nuestros vecinos y visitantes”. A propósito, hizo mención al apoyo expresado por el Cabildo en el proyecto para mejorar el acceso a la finca urbana y a la necesidad de su desarrollo como espacio turístico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario