El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma asume la titularidad del 22 por ciento del Castillo de Santa Catalina



El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma asume la titularidad del 22 por ciento del Castillo de Santa Catalina
El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma asume la titularidad del 22 por ciento del Castillo de Santa Catalina


El alcalde destaca el interés del Consistorio de convertir esta edificación en un enclave turístico y cultural de relevancia regional


El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma ha asumido la titularidad del 22 por ciento del Castillo de Santa Catalina después de que este martes la sociedad Juan Cabrera Martín La Palma SA, más conocida como Casa Cabrera, formalizara ante notario la entrega al Consistorio de esta construcción defensiva.


En una rueda de prensa, organizada en el propio Castillo y en la que intervinieron el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Juanjo Cabrera, y el presidente de la Casa Cabrera, José Cabrera Hernández, el máximo dirigente del municipio destacó que la donación recibida “representa un primer paso muy importante para convertir esta fortaleza en un enclave turístico y cultural de relevancia regional y nacional”.


Juanjo Cabrera agradeció el gesto de enorme generosidad que había tenido la Casa Cabrera con los habitantes de Santa Cruz de La Palma y confió en poder dar continuidad a este proceso y conseguir la titularidad pública del 78% restante del Castillo, que está en manos de otros 14 copropietarios, con el fin de realizar una reforma integral de la edificación.


“El futuro de esta instalación no está definido”, agrega el alcalde, quien está dispuesto a “negociar y buscar fórmulas jurídicas” para tener el 100% de la propiedad.


En este sentido, el presidente de la Casa Cabrera, José Cabrera Hernández, animó al resto de propietarios privados a seguir sus mismos pasos para que el Ayuntamiento pueda gestionar esta infraestructura y convertirla en un referente de cultura, turismo e historia para Canarias”, apuntó Cabrera Hernández.


El principal obstáculo al que se enfrenta el Ayuntamiento en estos momentos es que algunos de los propietarios ni siquiera son conscientes de su participación en el Castillo. Construido en 1692 por el Ejército, la fortaleza pasó a manos privadas en 1950. En un primer momento, los propietarios plantearon la posibilidad de convertir el edificio, prácticamente abandonado, en una zona residencial, pero la declaración de Monumento Histórico-Artístico en 1951 truncó estas expectativas. Entonces nuevamente el Castillo cayó en el ostracismo, hasta el punto de que hoy muchas de las empresas que lo compraron están extinguidas o no tienen en orden las escrituras.


Cabe recordar que, en mayo de 2015, el Ayuntamiento llegó a un acuerdo con buena parte de los propietarios del Castillo para poder abrirlo al público después de que el Consistorio, con el apoyo de la Casa Cabrera, efectuara obras de mejora en la infraestructura para garantizar la sostenibilidad del edificio.

Tras estos trabajos de reforma, el Castillo de Santa Catalina se ha consolidado como un referente turístico de la capital. También en un espacio de ocio donde se realizan conciertos, exhibiciones y todo tipo de actividades culturales. Pero el deseo es que en un futuro, el Ayuntamiento controle el 100% de la fortaleza para convertirla en un icono turístico e histórico de la ciudad, el archipiélago y el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario