NEP, algo más que 150 km y 33 horas


Ya lo dice el titular, de tras de esta experiencia hay algo más que el reto.

Mañana y todos los días de la semana NEP (Niños Especiales de La Palma) continúan su trabajo. Rehabilitar, educar, terapias, ilusionar, dar sonrisas, apoyo y sobre todo dar aire, respiro y sentido a los días de las familias con niños especiales. Corazones de hierro por el enorme esfuerzo, como los de Ángel Yuste, Nigel, Iván Benítez, “Los Padrones”, Jor.G, Voro, Jordy, Jaime, Ivanovich, Pedro, Manolo, Rubén, Begoña, Julio, Kike, Juan Fra, Sandra, Luis, Raquel, Alejandro, Aarón, Tony, Ortol, Alberto, Lili, Fabio, Gladys, Carlos, Fredy, muchos y muchas otros. Han sido capaces en esta nueva edición, el dar voz a una lucha que no sólo ha sido este fin de semana, sino que continuará todos los días del año. Mañana todos los profesionales que rodean NEP tendrán que levantarse para ir a dar sus terapias y junto a ellos la alegría de haber conseguido recursos para mejorar la atención de cada uno de sus niños.

Lo he vivido desde la lejanía, pero lo he vivido en presente. Por tramos, en la totalidad de su recorrido, de alguna u otra forma muchísimos atletas han querido poner el gr130 en sus pies. La voluntariedad y el ánimo no ha faltado, los técnicos de este proyecto siempre tienen ingredientes para que la garra no decaiga, hasta el fenómeno de Ortol ha traído entusiasmo con su presencia. Ánimo chaval. Todos ellos inyectan motivos en cada kilómetro para que el símbolo de la resta no aparezca en ningún momento. Se trata de aunar esfuerzos, de contagiar buen rollo. NEP es muy servicial, no cabe el postureo, ni la mala intención, ni el ánimo de lucro, ni tan siquiera el figurar. Se trata de mostrar de lo que son capaces de dar por muy mínimo que sea el recurso. Porque todo parte de la voluntariedad de querer hacer las cosas. El único motivo de abrir las puertas del centro NEP en Jedey es dar sentido a una vida especial pero no diferente.

Y de qué podemos hablar, pues que esto de NEP es “la leche”, cualquier segundo es exprimido para mientras el reto solidario se cumple poder conocer grandes deportistas, educarte en el correr, acordarte de la familia orgulloso por lo que haces y para quien lo haces, gastar la batería del móvil porque todo te parece maravilloso y necesitas contarlo. El recorrido ya todos conocemos perfil, caminos. Hablar de ello ahora es lo de menos. Todos tenemos presente los macizos del norte y su enorme perfil, eso hace más grande el objetivo. Salir de noche y llegar de noche. Salir con la sonrisa y un grito de vamos gente. Algunos han llegado a meta incluso más limpios que cuando salieron. Ni la lluvia mermó la ilusión. Porque “no importa que llueva” si NEP está cerca de ti.


En el camino ha habido travesuras, risas, amarguras, dolores, ganas de dormir. La majestuosa Raquel ha sido capaz hasta de echar una cabezadita en Puntallana; “le supo”. Si miras la cara de Nigel, de Voro, Iván o cualquier miembro de la directiva, tienes necesidad de subirte a la filosofía NEP. Porque son cierta las palabras de Voro en los comienzos del desafío años atrás. “El ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor” y ha sido lo primero a lo que ha dado forma NEP. Incluso algunos llegarán a casa hasta siendo más felices. En los caminos el grupo humano NEP ha sacado pecho como los berberechos. Han puesto rumbo a un mundo que haga sonreír. Espectadores, deportistas; todos han sido “saludables cansinos” felicitando y dando agradecimientos. NEP siempre silba al oído de la familia que los necesite, les susurran eso de “no desesperes”. Juntos lo conseguiremos, los sueños aún están por construir. Enseñaremos a la especialidad de este niño a nadar entre un millón de estrellas.

Mañana con la vuelta al trabajo, pueden decir que han dado una patada a los fantasmas que aparecen cuando nace un chico con discapacidad. Colectivo NEP ha dado con los lazos de afecto que generan un “no te cambio por nadie” y creas una nueva mirada para vencer las barreras y ser capaces de todo.

Grandioso fin de semana. Muchas y muchas cosas se podrían escribir. Pero sólo una y muy grande. Que afrontar esto no es fácil. Parte desde la voluntariedad, robando horas a las familias, al trabajo. No pueden ser perfectos, esto nace desde la amistad. Sin medios técnicos sino los propios. No haya una crítica por favor, a veces desde el desconocimiento hay muchas. La insatisfacción genera dolor en todos los que de una u otra forma aportan un granito en favor de estos niños.

Lo recaudado permitirá mejorar sus instalaciones, prolongar y dar vida a su piscina rehabilitadora, dotar de medios técnicos, afianzar recursos humanos, apoyar a las familias. Mantener la asociación. Mañana puedes ser tú quien los necesite para poder dar una cobertura a un posible hijo. Aquí nadie elige su destino. NEP debe perdurar.

Gracias y mil gracias. Para los creyentes Dios ha estado delante. Aquí paz y mañana gloria.

Emilio J. HD