Los Balcones de La Palma, una singularidad que casi desaparece

Balcones de la Avenida Marítima Santa Cruz de La Palma.

En 1585 Felipe II prohíbe en todo el reino la construcción de balconadas exteriores por salubridad, seguridad e higiene.

La Real orden obligaba al derribo inmediato de todos aquellos balcones que se encontraran en espacios reducidos, ley que también llegó a la isla de La Palma.

De toda España, fueron los balcones de Cuenca y los de la Avenida Marítima los únicos en no ser derribados.

Quiso el Cabildo no hacer caso a las órdenes aludiendo que los Balcones de la Avenida Marítima servían como defensa a la ciudad y comienza así la estrategia de imitar los patios andaluces con la construcción de balconadas interiores.

Palmaria 1700-1704.

Autor e imágenes: Fernando Rodríguez Sánchez www.palmerosenelmundo.com