El actor Ángel Acosta lleva este domingo a San Andrés y Sauces la puesta en escena de ‘El bolero soy yo’


El actor Ángel Acosta presenta este domingo 27 de agosto a partir de las 20:00 horas en la Casa de la Cultura de San Andrés y Sauces, el espectáculo El bolero soy yo. El que fuera protagonista de los montajes del grupo Rajatabla y de telenovelas venezolanas, invita al público a un recorrido vital y sentimental en el que escenifica y demuestra su pasión por la magia del café concierto.

La cita, que tendrá acceso libre y gratuito hasta completar aforo, está organizada por la Consejería de Cultura y Patrimonio del Cabildo de La Palma, que dirige Primitivo Jerónimo, con la colaboración del Ayuntamiento de San Andrés y Sauces y la Fundación CajaCanarias a través del programa Creamos en La Palma.

El bolero soy yo es un montaje que tiene que ver con volver de Venezuela, un país donde este polifacético artista asegura que empezó a amar el bolero. Así, mostrará el interminable camino de este género musical, muy popular en todos los países hispanoamericanos y su era dorada, entre los años treinta y cincuenta del siglo XX.

Ángel Acosta es un actor y modelo palmero que en 1971 se trasladó a Venezuela, donde participó en el montaje de Godspell, una comedia musical rock de Levy Rossell. Después, Acosta se convirtió en la imagen de la marca Rori en Venezuela durante siete años.

En ese periodo de tiempo, reclamaron su presencia en Roma, Milán y París, hasta que en 1974, a su retorno, ingresa al grupo Rajatabla, donde desarrolló una sólida carrera de actor bajo la dirección de Carlos Giménez en montajes como La Juanbimbada, Bolívar, La muerte de García Lorca, o Historia de un caballo, entre otras.

De ahí, Ángel Acosta pasó a la televisión, donde participó en producciones como Rosangélica, Rafaela, María del Mar o Macarena. Aprovechando la versatilidad de este actor, el Canal 8 lo llamó para interpretar uno de los roles más significativos de su carrera, Antonio José de Sucre, en el Bolívar de Betty Kaplan en coproducción entre Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela.

Posteriormente participó en producciones como La dama de las camelias, 1810 o Pecado de una madre.

La magia del café concierto y la línea autobiográfica lo atrapan en 1997, cuando presenta Ángel con Ángel, una idea suya llevada a escena bajo la dirección de Aníbal Grum, y, más tarde, El bolero soy yo.