El programa de integración ‘Verano sin Barreras’ inicia sus jornadas en las playas de Bajamar y Puerto Naos


El Cabildo de La Palma desarrolla, una vez más, esta iniciativa que permite que personas con discapacidad puedan disfrutar del mar y de terapias rehabilitadoras.

La novena edición del programa Verano sin barreras, que organiza el Cabildo Insular de La Palma, a través del Servicio de Asuntos Sociales, que dirige Jovita Monterrey, se ha iniciado este martes 1 de agosto, con una gran acogida por parte de las personas beneficiarias y sus familiares.

El programa, gestionado por la organización Cruz Roja, apuesta por la integración social de los participantes, así como por los beneficios que aportan estas terapias rehabilitadoras. Verano sin barreras ofrece la oportunidad de descanso a familiares y/o personas que se encarguen de sus cuidados, convirtiendo las playas en un espacio adaptado, que cuenta con un equipo de profesionales responsables con el objetivo de prestar una atención individualizada a cada participante.

El presidente del Cabildo de La Palma, Anselmo Pestana, y la consejera responsable de Asuntos Sociales, Jovita Monterrey, han visitado a las personas que participan este año en este proyecto, donde han compartido un rato junto a los responsables de gestionar la iniciativa social en la playa de Bajamar, Cruz Roja.

La nueva edición del programa Verano sin Barreras cuenta con un total de 52 participantes y se desarrollará entre el 1 y el 31 de agosto en las playas de Bajamar, en Breña Alta, y Puerto Naos, en Los Llanos de Aridane. Para ello se cuenta con la colaboración de ambos ayuntamientos, que permiten la utilización de las instalaciones necesarias (como vestuarios y local de socorristas), así como con los servicios de socorristas de cada playa.

Verano sin barreras está dirigido a personas con discapacidad, mayores de 21 años, que presentan situaciones que exigen una atención de alto requerimiento en el domicilio. Para el desarrollo de este programa, el Cabildo contará con la colaboración de Cruz Roja Española. Asimismo se cuenta con el permiso del Servicio Provincial de Costas, que autoriza la realización de dichas actividades en ambas zonas de playa.

Las actividades que se están realizando son lúdicas, tanto en la zona de arena como en el mar, donde se centran en el acceso al agua con silla anfibia.