El Cabildo apuesta por el empleo social para controlar la población de rabo de gato



El Cabildo apuesta por el empleo social para controlar la población de rabo de gato
El Cabildo apuesta por el empleo social para controlar la población de rabo de gato

La Consejería de Empleo de La Palma está inmersa en la tercera fase de este proyecto gracias al cual trabajan cada año alrededor de 40 personas

El Área de Empleo del Cabildo de La Palma, que dirige Raquel Díaz, con el apoyo económico del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) y con el objetivo de seguir fomentando políticas de empleabilidad, está desarrollando por tercer año consecutivo el programa para el control de la población del rabo de gato en la isla, y que ya ha llegado a su ecuador.

Con un presupuesto de un millón de euros este plan da una importante respuesta al colectivo de demandantes de empleo mayores de 30 años que se encuentran en circunstancias económicas extremas. “El Cabildo mantiene su compromiso con las políticas de fomento de la empleabilidad y, en este sentido mantiene por tercer año consecutivo el plan de empleo social para el control del rabo de gato que da la oportunidad a alrededor de 40 personas de trabajar y realizar una importante contribución a la sociedad con sus tareas para controlar esta especie invasora", explica.

Raquel Díaz asegura que este plan de empleo abarca tres pilares fundamentales en la acción política del equipo de gobierno del Cabildo: el social, al poner el acento en las personas y especialmente en quienes peor lo pasan debido a la situación de desempleo; el medioambiental, al abarcar un plan de acción que lucha contra una especie invasora que amenaza las especies autóctonas; y el de crear conciencia entre la población. “Para conseguir una sociedad sensibilizada con su entorno, que lo cuide y que lo defienda de las agresiones externas, hay que dar ejemplo desde todas las administraciones públicas con proyectos como este”, afirma la consejera.

Como en cada edición, el plan se desarrolla gracias a la contratación de 36 peones, cinco encargados y una bióloga, que divididos en cuadrillas revisan las zonas tratadas en las dos campañas anteriores y proceden a la eliminación de nuevos núcleos.

Durante los seis meses que lleva activa esta tercera edición del plan de control del rabo de gato, las cuadrillas repartidas por el territorio insular han recogido 700 bolsas llenas, de media, por 5.800 espigas. Una cantidad que correspondería en superficie al 1,5% de la isla.

El trabajo se ha dividido en tres zonas: la noroeste que abarca 346,7 hectáreas, la sureste con una superficie de 155,3 hectáreas, y los municipios del Valle de Aridane con una extensión de 529,5 hectáreas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario