El cementerio de Santa Cruz de La Palma reabre sus puertas al público con medidas de seguridad excepcionales por el COVID-19



El cementerio de Santa Cruz de La Palma reabre sus puertas al público con medidas de seguridad excepcionales por el COVID-19
El cementerio de Santa Cruz de La Palma reabre sus puertas al público con medidas de seguridad excepcionales por el COVID-19

Tony Acosta informa de que se controlará el aforo y será obligado el uso de mascarillas, entre otras necesidades

El cementerio municipal de Santa Cruz de La Palma abrirá este lunes día 18 de mayo sus puertas al público aplicando todas y cada una de las medidas tanto recomendadas por las Autoridades Sanitarias como de obligado cumplimiento por los decretos del Gobierno de España para luchar contra la expansión del coronavirus.


El primer teniente de alcalde y concejal de Servicios Públicos, Tony Acosta, ha explicado que “es prioritaria la salud tanto de los trabajadores como de los usuarios del camposanto de la capital”, por lo que “debemos controlar el aforo y aplicar otras medidas de seguridad como la obligación de utilizar mascarillas y respetar las normas para evitar contagios, además de recomendar la utilización de guantes”.

Por lo que respecta al aforo, Acosta ha señalado que “el cementerio tiene diferentes espacios que por sus dimensiones precisan de un mayor control. Dependiendo de los patios se permitirá un número determinado de usuarios. Hay uno en concreto, el tercero, en el que por su configuración tan solo podrán estar al mismo tiempo un máximo de seis personas”.

En cualquier caso, cuando se supere el límite de capacidad que se ha fijado para la totalidad del recinto, se cerrará de forma momentánea el acceso hasta que se reduzca el número de personas en su interior.

Servicios Públicos ha decidido también que el cementerio tenga un horario de mañana y otro de tarde para dar margen a que se pueda proceder a la desinfección de todo el material, cumpliendo con las medidas sanitarias. En concreto, estará abierto de lunes a sábado de 10 a 13 horas y de 14.30 a 16.00.

Hay que destacar que en la entrada al camposanto se han instalado regadores para su uso en la atención de tumbas y nichos, además de surtidores de hidrogeles para ser utilizados antes de entrar a la instalación y que hacen que los guantes no sean obligatorios. El material común empleado deberá depositarse a la salida en unos cubos de desinfección.

Tony Acosta entiende la necesidad que las familias y los amigos de los difuntos enterrados en el camposanto de la capital sienten por atender los lugares de enterramiento, pero ha solicitado “evitar una concentración excesiva en los primeros días de reapertura del cementerio para una mejor operatividad del servicio, en el que siempre será prioritaria la seguridad y salud de trabajadores y usuarios”.

El concejal de Servicios Públicos ha agradecido “el trabajo que está desarrollando el personal del cementerio para que esta reapertura sea una realidad”, además de la colaboración “fundamental” del personal de otros departamentos, especialmente de Fiestas, “que no solo durante esta labor en el camposanto sino también en otras vinculadas a la pandemia ha estado desde el minuto cero con una predisposición absoluta para desarrollar todas aquellas acciones encomendadas”.

El cementerio de Santa Cruz de La Palma reabre sus puertas al público con medidas de seguridad excepcionales por el COVID-19

No hay comentarios:

Publicar un comentario