El concurso Cruces Confinadas logra que la tradición drible con rotundo éxito al Covid-19



El concurso Cruces Confinadas logra que la tradición drible con rotundo éxito al Covid-19
El concurso Cruces Confinadas logra que la tradición drible con rotundo éxito al Covid-19

El jurado admite la dificultad para decidir los ganadores en las diferentes categorías por la calidad de todas las obras

La Concejalía de Fiestas ideó Cruces Confinadas para que la tradición fuera capaz de driblar al coronavirus. La apuesta por crear un concurso con engalanamientos caseros del principal símbolo cristiano parecía demasiado arriesgado. ¿Y si nadie participa? Los técnicos del área dijeron que sí y el concejal, Raico Arrocha, decidió ponerlo en marcha.

El resultado final, ahora que se tiene, no sólo demuestra que fue una iniciativa sobresaliente si no, sobre todo, ha dejado al descubierto la pasión y el arraigo que el Día de la Cruz tiene entre aquellos que residen en Santa Cruz de La Palma, lo que permite certificar que el 3 de mayo de 2021 se volverá a disfrutar en nuestras calles de una festividad genuina.

El jurado creado para este concurso, formado por Marta Rodríguez, licenciada en Historia del Arte; Antonio Castro, técnico superior en Animación Sociocultural y Turística; y Manuel Díaz Noriega, mayordomo de la Cruz de la Cooperativa San Martín Timibúcar, ha destacado “la ardua deliberación” realizada debido “a la gran calidad y a la tradición latente que se demuestra en cada una de las propuestas, siendo cualquiera de ellas merecedora de la más digna mención”.

Tras las pertinentes deliberaciones, se ha otorgado el premio infantil en la categoría Libre a Emma Pérez Pérez, de 4 años; y en Tradicional a Isaac Castro San Blas (10) y Erika Castro San Blas (7). En juvenil, los vencedores fueron Celia Hernández Rodríguez (Libre) y Álvaro Hernández Ibarria (Tradicional), ambos de 14 años de edad.

Raico Arrocha ha hecho especial hincapié en que “la participación de los menores de edad y el trabajo mostrado en todas y cada una de las obras nos demuestran que estamos ante una tradición que tiene garantizada su supervivencia con el compromiso y talento de las nuevas generaciones, lo que para nosotros es un orgullo”.

Por lo que respecta a los adultos, el premio en la categoría Libre fue para Jorge Alfredo Castillo Felipe “por demostrar que la festividad de la Cruz no se pierde, aunque estemos pasando por momentos difíciles. Aunar la decoración de la Cruz, destacando el trabajo del original sudario, con la tradición de los mayos es lo que mantiene viva la fiesta y la idiosincrasia de cada uno de los barrios. El detalle de la Virgen de las Nieves en este año Lustral y el recuerdo a los afectados por la pandemia completan una estampa digna de ser valorada”, sostiene el jurado.

En el caso de la modalidad Tradicional se otorga el galardón a José Fernando Marante Díaz “por la elegancia, la utilización de los colores y el saber transformar un rincón de una vivienda en el lugar ideal para la realización y la puesta en escena de nuestras tradiciones. Una estampa inusual que nos demuestra el recogimiento de las familias y el recuerdo de los que ya no están pero que a pesar de las circunstancias siguen estando presentes como pequeñas estrellas brillantes en el universo”, se destaca en el acta elaborada por los responsables de analizar minuciosamente todos y cada uno de los trabajos presentados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario