Oramas reclama financiación extraordinaria del Estado y un plan de inversiones para mantener viva la economía canaria



Oramas reclama financiación extraordinaria del Estado y un plan de inversiones para mantener viva la economía canaria
Oramas reclama financiación extraordinaria del Estado y un plan de inversiones para mantener viva la economía canaria - Ana Oramas (Archivo)

La diputada canaria recuerda que “Canarias reclama lo mismo que España está pidiendo a la Unión Europea: comprensión y solidaridad”

“Lo que la pandemia ha provocado en Canarias no es una crisis económica sino una catástrofe social; la quiebra absoluta de un modelo económico”


La diputada de CC-PNC en el Congreso de los Diputados, Ana Oramas, defendió ayer ante la Ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, la necesidad de que el Estado “de un paso al frente” y establezca un Plan de Rescate para aquellos territorios que, como Canarias, en los que las consecuencias económicas provocadas pro el coronavirus comprometen la supervivencia del estado del bienestar”.

Una dura realidad que es la que comienza a vivir Canarias con 480.000 trabajadores fuera del mercado laboral, una previsión de caída de su PIB de entre un 30 y un 40% y una caída de los ingresos de las administraciones canarias que hace “absolutamente necesaria y prioritaria necesitamos una línea de financiación extraordinaria del Estado para atender a los gastos sociales y a un plan de inversiones capaz de mantener viva nuestra economía”. “Imagine”, señaló la diputada a la ministra, “que a usted le dijeran que de un día para otro España va a perder entre el 30 o el 50 por ciento de sus ingresos; pues eso es lo que van a vivir los ayuntamientos, cabildos y la Comunidad Autónoma canaria”.

La diputada canaria señaló por tanto que además que ese Plan de Rescate para Canarias, “que también se reclama desde el Gobierno autónomo”, se plantee “en el marco plurianual de dos presupuestos hasta que determinemos en qué medida se produce la recuperación de un mercado turístico que hoy ha desaparecido a causa de la inseguridad creada por la pandemia”.

Pero la diputada no reclamó solo medidas para el sector turístico y reclamó los 4.000 millones de superávit y remanente que se impide utilizar a ayuntamientos, cabildos y gobierno autónomo o las partidas en programas firmados con Canarias, como los 42 millones para infraestructuras educativas o el convenio de Carreteras que no se han transferido a las islas; ingresos y partidas fundamentales para reactivar nuestra economía “y que no solo permitirían ejecutar infraestructuras que necesitamos; es que esas partidas son miles de puestos de trabajo que se mantendrían en el sector de la construcción que, como se caiga también, puede dejaros con un paro de más del 60%”.

Oramas señaló que a diferencia de la gran mayoría de territorios de España y la UE que, según los expertos comenzarán a recuperarse pronto de esta crisis económica, hay otros espacios, como Canarias, “donde los efectos de la crisis provocada por la pandemia van a ser letales” ya que, añadió, “existe una enorme diferencia entre una crisis y la quiebra de un modelo económico” que es precisamente lo que va a ocurrir en las islas que, “de la noche a la mañana han perdido su modo de vida”.

La diputada canaria alertó de las cifras que esta crisis puede dejar en Canarias; “la perdida de entre un 30% y un 40% de su PIB y de un 50% de su empleo; un desastre” derivado de la pérdida total del turismo “que es el motor que tira de la agricultura y la industria local que viven de los insumos del sector turístico”. Así, apuntó que “en unas pocas semanas, hemos perdido un mercado de 16 millones de visitantes de alto nivel adquisitivo que venían cada año a Canarias y que suponían, cada día, una población flotante de 300.000 personas que alquilaba coches, comía en restaurantes, visitaba museos, compraba en nuestras tiendas.... y todo ello “ha desaparecido prácticamente de la noche a la mañana, sin que nos haya dado tiempo a prepararnos”.

Una realidad que traducida en cifras supone la pérdida este año de 12.000 millones de ventas en servicios turísticos, 480.000 trabajadores que ahora mismo están fuera del mercado de trabajo y una previsión de una tasa de paro del 50% para finales de año.

La diputada volvió a insistir en que lo que la pandemia ha provocado en Canarias no es una crisis económica “sino una catástrofe social; es la quiebra absoluta de un modelo económico que va a producir la extinción del estado del bienestar del que disfrutábamos en nuestra tierra” y agregó que “ninguna sociedad puede sobrevivir cuando pierde la mitad de su fuerza de trabajo y el único sector económico que crea empleo y riqueza”. “Las consecuencias de ese impacto van a provocar la miseria más extrema y la mayor desesperación en las familias vulnerables de nuestras islas”.

La diputada nacionalista le recordó a la ministra que Canarias lo que demanda es “exactamente lo mismo” que España está pidiendo a la Unión Europa: comprensión y solidaridad. “Todos los países de la Unión vamos a necesitar medidas excepcionales para poder atravesar las turbulencias económicas que nos ha causado la crisis sanitaria” porque “estamos en circunstancias extraordinarias que requieren respuestas extraordinarias”. En este sentido, recordó que Bruselas ha destinado, hasta hoy, 240 mil millones al MEDE, 100 mil millones al SURE y más de 200 mil millones al BEI a lo que se suma la disposición del Banco Central Europeo a apoyar las emisiones de deuda de cada país.

En este sentido, Oramas le señaló a la ministra que “España ya tiene datos de los instrumentos disponibles de la UE mientras que las CCAA españolas no tenemos ni idea de las herramientas de las que vamos a disponer”. Por ello “es el momento de que el Gobierno de España de un paso al frente; y dentro de los planes de recuperación de nuestro país es imprescindible que se establezca un Plan de Rescate para aquellos territorios en donde las consecuencias de los cambios sociales provocados por el coronavirus comprometen la supervivencia del estado del bienestar”. Y en el caso de Canarias “necesitamos una línea de financiación extraordinaria del Estado para atender a los gastos sociales y a un plan de inversiones capaz de mantener viva nuestra economía”.

Así, defendió que, teniendo en cuenta de que en Canarias “estamos hablando de una crisis estructural que se va a prolongar —con suerte— como mínimo año y medio”, ese Plan de Rescate tiene que plantearse “en el marco plurianual de dos presupuestos hasta que determinemos en qué medida se produce la recuperación de un mercado turístico que hoy ha desaparecido a causa de la inseguridad creada por la pandemia”.

Oramas puso como ejemplo de esas medidas extraordinarias que se deben poner en marcha el caso de los ERTES del sector turístico de Canarias que, tras la negociación entre CC-PNC, el Gobierno central se ha comprometido a prolongar hasta que estén abiertos los mercados internacionales lo que permitirá mantener el tejido productivo canario y los puestos de trabajo.

“Y es justo así; sí queremos salvar a la sociedad de las islas necesitamos financiación extraordinaria y necesitamos, además, que el Gobierno de España permita que nuestra Comunidad acuda al mercado de la deuda para financiarnos también a cargo de nuestro propio esfuerzo futuro” porque “es el momento de utilizar el superávit y los remanentes de tesorería de las corporaciones locales; el momento de endeudarnos en la medida de lo que podamos pagar en los próximos años”. “Es el momento de salvar el estado del bienestar que hemos construido con tantísimo esfuerzo en estos cuarenta años de democracia”, agregó.

La diputada nacionalista apuntó además que ese Plan de Rescate para Canarias necesita “políticas activas de empleo que sean capaces de mantener en actividad y en prestación de servicios de interés público a una parte importante de ese medio millón de trabajadores que se van a ver expulsados del mercado laboral” y añadió que “necesitamos impulsar la construcción con un plan extraordinario de inversiones en obra pública que permita la supervivencia de un sector que ahora mismo es la única alternativa para amortiguar la destrucción causada por la pérdida del mercado turístico”. Además, añadió ese plan “debe contemplar fondos con destino a ayudas sociales para personas y familias a las que debemos salvar de la pobreza extrema” porque mientras incentivamos la reactivación de la economía y mantenemos vivo el tejido productivo en la desescalada hacia el regreso del turismo “debemos procurar que no se nos quede nadie tirado en la cuneta, que no perdamos a las familias más castigadas por la miseria y sin posibilidades de reinsertarse en el mercado laboral”.

Oramas aseguró que no se entiende “que a estas alturas no se haya permitido a las CCAA como Canarias acudir a la vía del endeudamiento propio como manera de conseguir recursos extraordinarios o que no se haya permitido a los cabildos y ayuntamientos canarios utilizar los superávits y los remanentes de tesorería que están en los bancos y que ahora mismo pueden servir literalmente para salvar vidas”; unos 3.000 millones de euros. En este sentido, se preguntó cómo es posible que la Unión Europea ya haya dado pasos que el Gobierno de España no ha dado para acometer los efectos de la crisis en nuestro país” “A qué estamos esperando”, se preguntó.

La diputada de CC-PNC fue contundente sobre la realidad que amenaza a las islas “que no es la llegada de una crisis económica, sino la desaparición del tejido productivo, la extinción del mercado laboral y la implantación de una pobreza social extrema”.

Pero las implicaciones de esta crisis no son solo económicas “también lo son políticas” y en ese sentido, la diputada alertó al Gobierno que “tendrá que decidir si atiende a los españoles que viven en Canarias o los deja abandonados a su suerte” en una situación que, como advirtió en su intervención, es de quiebra económica y social “y si el Gobierno nos olvida”, advirtió, “tengan en cuenta que uno siempre recoge lo que siembra”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario