Los fisioterapeutas advierten que la pandemia ha incrementado el sedentarismo en personas mayores de 60 años



Los fisioterapeutas advierten que la pandemia ha incrementado el sedentarismo en personas mayores de 60 años

El aislamiento de nuestros mayores corre el riesgo de incrementar su deterioro físico, emocional y cognitivo, debido a la reducción de la actividad física, la soledad, la alteración de la calidad del sueño y una alimentación inadecuada


El aislamiento preventivo como medida básica para reducir los contagios de la COVID-19 tiene muchas consecuencias negativas en las personas de edad, entre ellas el deterioro físico y cognitivo. Por tal motivo, la Comisión de Geriatría y Gerontología del Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias ha creado un díptico informativo con el que quiere recordar en el Día Internacional de las Personas Mayores la importancia de seguir un programa de envejecimiento activo, en el que haya una pauta continuada de ejercicio terapéutico.


Y todo ello pensando en que ya el 22% de la población canaria cuenta con más de 60 años, es decir, 220.000 mujeres y 260.000 hombres han superado la barrera por la que se les considera una persona mayor, según se avanza en la última estadística provisional del Instituto Canario de Estadística (ISTAC).


El Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias quiere poner en valor los beneficios de la fisioterapia y su aplicación práctica en el ejercicio físico que realizan las personas mayores, más aún en la nueva realidad que se presenta tras la aparición de la COVID-19, pudiendo garantizar resultados que suponen grandes beneficios no solo para sus practicantes, sino para todo el sistema de salud. 


En cada etapa de envejecimiento es necesario entender que las capacidades, las demandas y la participación social son totalmente diferentes. Esta diversidad supone un reto importante tanto para las personas que suman años como para los colectivos profesionales que desarrollan su actividad con esta población, entre ellos los fisioterapeutas, que participan activamente coordinando para ellos un “envejecimiento activo” en el que potencien al máximo sus capacidades físicas.


“El fisioterapeuta es un profesional capacitado para adaptar el ejercicio a las características del individuo, no sólo a la hora de tratar las lesiones o patologías existentes, sino de prevenir patologías en poblaciones de riesgo”, subraya Vanesa Eugenio, vicesecretaria del Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias.


“Para las personas el movimiento es vida, porque ayuda a que nuestros músculos estén activos, ayuda a mantener durante el máximo tiempo posible nuestras articulaciones y nuestra columna vertebral flexibles y en buen estado. Todo ello nos permite poder movernos con mayor seguridad y minimizar así el riesgo de caídas que en las personas mayores adultas suelen dejar importantes secuelas físicas y psíquicas, deteriorando su estado de salud general y por tanto su independencia. En definitiva, el ejercicio terapéutico ayuda a que las personas mayores tengan mejor calidad de vida”, agrega la responsable del COFC.


Entre los adultos, el riesgo de enfermar gravemente a causa del COVID-19 aumenta con la edad, por lo que los adultos mayores corren mayor riesgo. Que una persona se enferme gravemente a causa del coronavirus significa que podría requerir hospitalización, cuidados intensivos o un respirador para poder respirar, o incluso podría morir. Las personas en sus 60 o 70, en general, tienen mayor riesgo de enfermar gravemente que las personas en sus 50. Y a medida que la edad avanza el riesgo es mayor, de ahí que el estado físico sea vital para combatir no solo esta patología, sino cualquier enfermedad que pueda desarrollarse en edades avanzadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario