Nieves Rosa Arroyo: “Vamos a trabajar por un modelo de gestión de los residuos que tenga como fin la eficiencia”



Nieves Rosa Arroyo: “Vamos a trabajar por un modelo de gestión de los residuos que tenga como fin la eficiencia”
Nieves Rosa Arroyo: “Vamos a trabajar por un modelo de gestión de los residuos que tenga como fin la eficiencia”


La consejera expone a la asamblea del Consorcio de Servicios las prioridades y principales líneas de trabajo que se van a desarrollar para avanzar para reformar la gestión de residuos hacia un modelo sostenible


La consejera de Servicios Públicos y Cambio Climático del Cabildo de La Palma, Nieves Rosa Arroyo, ha puesto sobre la mesa, ante la asamblea del Consorcio Insular de Servicios, no solo la situación que existe actualmente en materia de residuos en la Isla, sino “los retos de gestión a los que tendremos que hacer frente los próximos años, consecuencia de las nuevas normativas nacionales y europeas que se están aprobando, y al modelo que queremos implantar desde el Gobierno del Cabildo de La Palma”.


Nieves Rosa Arroyo, que presidió tanto el Consejo de Administración como la Asamblea General del Consorcio celebradas en la mañana de hoy, recordó en su intervención que el pasado 25 de mayo se envió al Congreso de los Diputados el Proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, que sustituirá a la anterior Ley 22/2011, transponiendo las Directivas Europeas de 2018 que conforman el Paquete de Economía Circular. “Una norma que marcará las directrices y los ritmos a los que las entidades locales debemos adaptar nuestro modelo de gestión de los residuos, que le va a otorgar un papel protagonista a la prevención de residuos, fijando objetivos concretos y cuantificables, con una reducción del peso de los residuos de un 15% en 2025 respecto a los generados en 2010”, explicó.


La consejera recalcó que la parte que más influye esta nueva Ley a la gestión del Consorcio figura el establecimiento de un calendario para la implantación de nuevas recogidas separadas para su valorización, además de las ya existentes de papel, metales, plástico y vidrio. Así, en 2022 deberá estar implantada la recogida de biorresiduos para las entidades locales con más de 5.000 habitantes y a partir de 2025 para el conjunto de la Isla.


Señaló que ese mismo año deberá estar puesto en funcionamiento también el sistema de recogida de residuos de construcción y demolición, “mientras que para 2024 deberemos tener completa la recogida separada de residuos textiles, de aceites de cocina usados, así como de los residuos domésticos peligrosos y los voluminosos”.



Asimismo, indicó que se fijan los objetivos de preparación para la reutilización y reciclado de los residuos municipales hasta el año 2035, con un incremento del 5% cada 5 años, con el objetivo de alcanzar ese año el 65%. También en 2035 se fijará el límite de residuos a depositar en vertedero del 10%.


“Debemos afrontar toda una reforma de la gestión de los residuos en el ámbito insular, autonómico y nacional, si no queremos quedarnos atrás y acabar siendo sancionados por las autoridades nacionales y europeas. Nuestra prioridad en la gestión deberá ser primero la prevención, en segundo lugar la preparación para la reutilización, tercero el reciclado, en cuarto lugar otro tipo de valorización, incluida la valorización energética, y, como última opción, la eliminación”.


“Por tanto, en la agenda de los próximos años vamos a trabajar por un modelo de gestión de los residuos que tenga como fin la eficiencia, tanto en prevención como, una vez generado, en la recogida separada para la reutilización y el reciclado”, añadió.


Para avanzar hacia ese objetivo, la consejera indicó las principales líneas de trabajo que va a desarrollar el Consorcio, que pasan, en primer lugar, por “prepararnos para cumplir con la nueva normativa en materia de residuos y adaptar los sistemas de gestión para avanzar hacia una sociedad de economía circular, lucha contra el cambio climático y eficiencia energética”.


“Estudiar y aplicar los modelos óptimos de recogida separada para la reutilización y el reciclaje, como los de puerta a puerta, aplicando un sistema dinámico de contenerización; mejorando la eficiencia en el transporte; desarrollando la gestión descentralizada de los biorresiduos, también a través de compostaje doméstico y comunitario; o controlando los distintos sistemas de recogida separada”, señaló la consejera.


En tercer lugar, Arroyo indicó que “llevaremos un control permanente del sistema de recogida para sustituir paulatinamente el contenedor de fracción resto por la recogida de materiales para la economía circular. Para ello vamos a actualizar el sistema de costes para implantar el pago por generación, basado en la cantidad de residuos, los kilómetros recorridos y los puntos de recogida”.


Asimismo, garantizó que “colaboraremos con los ayuntamientos para adaptar las ordenanzas municipales de recogida y fiscalidad, para potenciar la separación en origen, cumplir con las obligaciones de comportamiento de la vecindad y aplicar incentivos a la reducción y el pago por generación”.  Al igual que en la búsqueda de financiación para dotar los medios y las infraestructuras necesarias (plantas y espacios para el compostaje, adaptaciones de Puntos Limpios y Complejo Ambiental de los Morenos, Creación de Polígonos de Economía Circular, etc).


Por último, señaló que otra de las líneas de trabajo tendrá que ver con “la aplicación de un nuevo sistema de gestión de datos sobre los residuos, en colaboración con el Cabildo Insular y el Gobierno de Canarias, para garantizar la trazabilidad de los distintos flujos de residuos, verificando el cumplimiento de los objetivos y para la toma de decisiones sobre la aplicación del modelo de gestión.

Todo ello bajo un marco de colaboración y transparencia entre administraciones y para la gobernanza público-privada con los agentes implicados en la gestión de los residuos”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario